Ir al contenido principal

Un escenógrafo en Egipto

"Charla junto a las Pirámides", dibujo de O. Junyent.

En la segunda década del siglo XX, Olegario Junyent realizó un viaje a Egipto fruto del cual fue el libro Viaje de un escenógrafo a Egipto, que fue publicado por la Unión Editorial Hispano-Americana en 1919, con prólogo de su amigo el pintor Miguel Utrillo. No deja de ser un libro de viajes bastante convencional, pero algunos de su apuntes, tanto gráficos como literarios, tienen un interés particular por ser la mirada de un artista y un profesional ante lo que podríamos calificar como la más grande y teatral escenografía arquitectónica del mundo.
Partiendo de Barcelona, vía Marsella, llega a Port Said y de allí se traslada por tierra a El Cairo. Luego tendrá tiempo de deleitarse con los templos de Luxor y Karnak, pese a ciertos inconvenientes: "Vamos por las antiguas rutas de Tebas. Las caravanas de turistas, caballeros en asnos trotadores, levantan nubes de polvo en la llanura que el Nilo inunda a trechos todos los años. Miles, millones de moscas nos asaltan, nos envuelven y persiguen. No hay manera de rehuirlas. La mosca de Europa es el colmo de la urbanidad en comparación con la mosca egipcia. Donde ésta se posa, allí se queda". Más tarde visita Memnonia, Assuán, Philae, las grandes pirámides... Sube a la pirámide de Keops -previo pago- "con agilidad extraordinaria. Y perdónenme esta falta de modestia". De vez en cuando se sienta y dibuja del natural. No es el único que lo hace. En una ocasión encuentra a una miss afanada en dibujar unas ruinas en escorzo: "Es la inglesa de siempre, la que encontramos en el tren, en el vapor y en los rincones más apartados del globo. Tan idénticas son, que he acabado por convencerme de que es una mujer única colocada por la casualidad en nuestro camino; ingeniosa artimaña de la pérfida Albión a fin de acreditar de artistas a las ciudadanas de su imperio. Es imposble que existan tantas inglesas aficionadas al arte, con el mismo canotier, la misma falda de alpaca azul, la misma blusa blanca, el mismo pescuezo largo y seco y el mismo estilo en dibujo y acuarela". O sea, como la mosca egipcia.


Comentarios

  1. Tiene gracia, la inglesa que refiere Junyent, ha conseguido la inmortalidad, o al menos una vida longeva sin perder la prestancia porque le aseguro que he visto a la solitaria, es intrépida por lo que no necesita ayuda de nadie, en lugares que sólo las cabras conocen. Y con una sonrisa impávida, pásmese. Y si yo estaba allí es porque iba con otros locos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La larga tradición de inglesas intrépidas y viajeras continúa. he tenido ocasión de comprobarlo este verano.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…