Ir al contenido principal

Fat Boy


El Chico Gordo con la tía solterona y Mr. Tupman.
(Ilustración de Harold Copping)

Aparece brevemente en Los papeles póstumos del club Picwick, pero su aparición es de las que quedan en la memoria. Joe es un criado de Mr. Wardle, y un chico sumamente gordo. Come sin mesura y cada dos por tres se duerme (una característica esta última que ha dado nombre en medicina al "síndrome pickwiano", un tipo de apnea del sueño).
Cuando Joe, con su uniforme de lacayo, aparece a la vista del escribiente Lowten, no sale de su asombro ("nunca había visto el escribiente un muchacho tan rollizo, ni siquiera en los carromatos trashumantes"). Lowten le pregunta qué se le ofrece, pero el chico gordo se ha dormido. Le repite hasta tres veces la pregunta, y como no obtiene respuesta se dispone a cerrar la puerta. Justo entonces el muchacho abre de repente los ojos, parpadea varias veces, estornuda y levanta la mano en ademán de seguir llamando a la puerta. Dáse cuenta de que la puerta ya está abierta y al fin sus ojos se encuentran con los de Mr. Lowten:
-¿Para qué demonio llama usted de esta manera? -preguntó enfadado el escribiente.
-¿De qué manera? -dijo el muchacho en voz queda y dormilona.
-Hombre, como no llamarían cuarenta cocheros- replicó el pasante.
-Pues porque me dijo el amo qiue no dejara de llamar hasta que abrieran la puerta, por miedo a que yo me durmiera -dijo el muchacho.
¡El Chico Gordo! Imposible imaginárselo, al cabo de los años, más viejo y más delgado y sin dormirse.   

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.