Ir al contenido principal

Un poema de Aller





EL FINAL DEL JUEGO



Mejor será saberlo. Tal como van las cosas,
la esperanza redime tan sólo a los estúpidos.
Cegados repetimos la historia que ignoramos,
diseñando estrategias que el mañana revienta.

La mentira ha triunfado y el mundo se destruye
entre risas y cánticos de beodos y maulas.
El hombre muerde el polvo y los cuatro jinetes
cabalgan poderosos en el trémulo ocaso.

Prendados de una sombra, golpeamos el vidrio
como moscas tenaces. Morimos y matamos.
Quedará de nosotros un puñado de tierra
que dirá la locura de la vida arruinada.

(Jesús Aller, Los dioses y los hombres, KRK, Oviedo, 2012)

Comentarios

  1. Me gustó el poema de Jesús Aller, tu colega entre rocas y sinclinales.

    Celebro que haya publicado un nuevo poemario.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te guste.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).