Ir al contenido principal

9 de junio

Grabado del accidente ferroviario de Staplehurst 


Tal día como hoy de 1865, Charles Dickens viajaba en tren hacia Londres de regreso de un viaje a Francia. Con él iban, de incognito, su amante Ellen Ternan y su madre en un vagón privado de 1ª clase. El manuscrito de la última entrega de Nuestro común amigo se hallaba en el bolsillo de su sobretodo, colocado en la rejilla encima del antimacasar. El tren rodaba a unas 50 millas por hora. A su paso por el viaducto de Staplehurst, en Kent, el tren enfiló la vía en obras y descarriló. Todos los vagones de 1ª clase, excepto el de Dickens, cayeron al río. Según testimonios, Dickens se comportó de manera heroica, salvando vidas y socorriendo a los heridos. También salvó el manuscrito.

La mayor preocupación de Dickens, sin embargo, era que se llegase a saber quién le acompañaba en el viaje. Logró mantener el secreto y que la prensa no hablara de ello. Pero salió tocado.  
De acuerdo con manifestaciones de su hija Mamie, la salud de su padre se deterioró gravemente después del accidente ferroviario. Su reloj de bolsillo dejó de funcionar con corrección cronométrica, y el recuerdo de aquellos trágicos y angustiosos momentos le persiguió durante el resto de sus días.
Curiosamente, cinco años después del accidente, el 9 de junio de 1870, el cansado corazón de Dickens dejó de latir para siempre. No se sabe si también se paró su reloj.

Comentarios

  1. Un cuento de fantasmas escrito por Dickens, "El guardavías", se relaciona con accidentes ferroviarios. Precisamente hace un par de días lo estuve volviendo a leer después de muchos años. Imagino que algo tuvo que ver esta experiencia de Dickens con ese relato publicado en 1866.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, y es además uno de los relatos de Dickens más desasosegantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. En efecto, y es uno de los relatos de Dickens más desasosegantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. "La mayor preocupación de Dickens, sin embargo, era que se llegase a saber quién le acompañaba en el viaje. Logró mantener el secreto y que la prensa no hablara de ello."

    Iba a ser ahora,con los programas bazofia de cotilleo.
    Eso si que es desasosegante.

    ResponderEliminar
  5. El accidente y la muerte de Dickens en la misma fecha, ¿es una coincidencia significativa? para Jung lo sería. Creo que Dickens escribió un relato, El hombre señal sobre la premonición del accidente.

    ResponderEliminar
  6. Hew Dalrymple: Cierto que ahora mantener un secreto como el de Dickens sería prácticamente imposible.
    Amaltea: el relato que citas puede ser "El guardavías", que menciona Retablo más arriba.
    Saludos a ambos.

    ResponderEliminar
  7. He escrito en mi blog, a propósito, una entrada relacionada los guardavías del XIX.

    Saludos don Jorge.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la información.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)