Ir al contenido principal

Un charco de sangre

Ilustración de El hijo de la parroquia, de C. Dickens (Barcelona, 1883)

Entre los ingredientes que caracterizan la prosa narrativa de Charles Dickens se hallan los detalles de todo tipo que encontramos en todas sus novelas, y que proporcionan a las descripciones un realismo, un color y una viveza especiales.
Citaré un solo ejemplo.
Hacia el final de Oliver Twist, el malvado Sikes acaba de matar a golpes a la dulce Nancy en una brutal escena. Sikes permanece inmóvil al lado de su víctima sin saber muy bien qué hacer. Arroja una colcha encima del cadáver de la prostituta pero a continuación la retira. En esto escribe Dickens (utilizo la traducción de Enrique Leopoldo de Verneuil en El hijo de la parroquia, de la Biblioteca "Arte y Letras", Barcelona, 1883).
"Sikes sacó entonces la yesca de su bolsillo, encendió fuego y arrojó a la chimenea su pesado garrote; en la extremidad de éste había algunos cabellos de mujer, que se inflamaron chisporroteando, a impulso de una corriente de aire. Este inciodente aterró al asesino, a pesar de la barbarie, y entonces cogiendo el garrote, lo tuvo en el fuego hasta que las llamas lo consumieron. Acto seguido se lavó las manos y se frotó la ropa; pero como había manchas que no era fácil quitar, cortó los pedazos y los arrojó al fuego. Todo el suelo de la habitación era un charco de sangre; hasta las patas del perro estaban llenas". (El subrayado es mío).
¡Ah, el perro...! Abstraídos como estábamos por la tensión del relato, nos habíamos olvidado del fiel perro que siempre acompañaba a Sikes, y que hasta entonces había sido un testigo mudo del crimen cometido por su amo. Pero Dickens no se olvida de él, y al final del espléndido párrafo (no olvidemos tampoco esos cabellos de mujer pegados en la punta del garrote), lo saca a relucir de forma inesperada; eso sí, con las patas manchadas de sangre. Un gran detalle, un detalle de maestro.

Comentarios

  1. En el detalle del perro que acaba cerrando el relato del crimen, se asemeja a Chéjov. El ruso también sabía cómo hacer aparecer elementos, detalles que sobresaltan al lector,sin trucos, que nos hacen caer en la cuenta de que hay vida detrás de las palabras.
    Las ilustraciones sombrías aterrorizarían a más de una criatura que leyera esa edición de El hijo de la parroquia.

    ResponderEliminar
  2. Javier Marías escribió un artículo, a propósito de Dashiell Hammett, en el que alababa su genio narrativo al poner la atención en el estertor de las patas de un perro tras describir un incidente violento. Curiosos paralelismos. De Hammett con Dickens. De Ordaz con Marías.
    Un saludo y gracias por tan estupendo blog.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego, Oliver Twist, al menos en la versión no "abreviada" no es lectura para niños. Estoy de acuerdo, Amaltea, en que a más de un crío puede producirle pesadillas su lectura.
    César: no conocía el artículo de Marías, pero nop deja de swer curiosa la coincidencia.
    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.