Ir al contenido principal

Wegener en España

Vicente Inglada Ors (1879-1949)

La primera noticia que se tiene en España de la teoría de la deriva continental de Alfred Wegener es un artículo, aparecido en 1922 en la revista Ibérica, titulado "Los continentes a la deriva", del que es autor Lucas Fernández Navarro (1869-1930), catedrático de Cristalografía y Mineralogía de la Universidad de Madrid. Al año siguiente aparecería en la Revista de Occidente el artículo "La génesis de los continentes y los mares, según la teoría de Wegener", firmado por el geógrafo Juan Dantín Cereceda (1881-1943).
En 1922 se había publicado la tercera edición alemana de la obra de Alfred Wegener Die Entstehung der Kontinente und Ozeane, que ampliaba las dos primeras de 1915 y 1920, si bien la idea germinal había sido expuesta en 1912 en una reunión de la Sociedad Geológica Alemana. Es esta la edición que, con el título El origen de los continentes y océanos, fue traducida al castellano por Inglada Ors y publicada en 1924 por la Editorial Revista de Occidente.
El alicantino Vicente Inglada Ors fue Teniente Coronel de Estado Mayor e Ingeniero Geógrafo, profesor de Astronomía y Geodesia en la Escuela Superior de Guerra y Director de la Estación Central Sismológica de Toledo. Miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid, y socio de la Real Sociedad Española de Historia Natural, es autor de varias publicaciones como La corteza terrestre (1923), La sismología. Sus métodos (1923), La prospección sísmica en España (1930), estudios sobre los terremotos del Bajo Segura de 1919 y el megasismo japonés de 1923, y sobre el cálculo de la profundidad del foco sísmico. Fue además un notable esperantista, autor de manuales como el Curso práctico de esperanto y el Vocabulario esperanto-español.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…