Ir al contenido principal

Memorias de un exdemente

Clifford Wittingham Beers (1876-1943)

Durante varias semanas dormí apenas tres horas por noche sin mostrar casi signos de fatiga. Vastos proyectos tomaban forma en la mente... Después de haber estado dos años sin amigos, escribía ahora tantas cartas que, habiendo agotado el papel corriente, apelé al de envolver. Lo que yo decía ser una breve nota llenaba una tira de treinta centímetros de ancho por uno veinte de largo. Una carta completa requería nueve metros; el producto de tres días de actividad epoistolar no cabía en el corredor... Cubría una distancia de 30 metros.

(A Mind That Found Itself: An Autobiography, de Clifford W. Beers, 1908)

Comentarios

  1. Querido amigo. Estoy buscando un cuento en el que un bromista añade una cinta cada día más gruesa en el interior del sombrero de un individuo que acaba por suicidarse al creer que la cabeza le estaba creciendo de forma desmesurada. Comentaste que eras poseedor de varios volúmenes de la Enciclopedia Pulga y creo que en uno de ellos leí, en tiempos, esta historia. ¿González Ruano?

    ResponderEliminar
  2. Amigo Ferrer: No recuerdo el cuento de que me hablas, pero buscaré entre mis "pulgas" por si lo encuentro. El cuento, desde luego, tiene su miga. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902).
En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells.
La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de zarzuel…