Ir al contenido principal

Memorias de un exdemente

Clifford Wittingham Beers (1876-1943)

Durante varias semanas dormí apenas tres horas por noche sin mostrar casi signos de fatiga. Vastos proyectos tomaban forma en la mente... Después de haber estado dos años sin amigos, escribía ahora tantas cartas que, habiendo agotado el papel corriente, apelé al de envolver. Lo que yo decía ser una breve nota llenaba una tira de treinta centímetros de ancho por uno veinte de largo. Una carta completa requería nueve metros; el producto de tres días de actividad epoistolar no cabía en el corredor... Cubría una distancia de 30 metros.

(A Mind That Found Itself: An Autobiography, de Clifford W. Beers, 1908)

Comentarios

  1. Querido amigo. Estoy buscando un cuento en el que un bromista añade una cinta cada día más gruesa en el interior del sombrero de un individuo que acaba por suicidarse al creer que la cabeza le estaba creciendo de forma desmesurada. Comentaste que eras poseedor de varios volúmenes de la Enciclopedia Pulga y creo que en uno de ellos leí, en tiempos, esta historia. ¿González Ruano?

    ResponderEliminar
  2. Amigo Ferrer: No recuerdo el cuento de que me hablas, pero buscaré entre mis "pulgas" por si lo encuentro. El cuento, desde luego, tiene su miga. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).