Ir al contenido principal

La membrana de David Copperfield

Ilustración de "Phiz" para David Copperfield.

En estos momentos se pueden encontrar en las librerías por lo menos tres ediciones recientes de David Copperfield: las de Alianza, Espasa-Calpe (colección Austral) y Alba; si bien en rigor las dos últimas habría que considerarlas reediciones o reimpresiones. El caso es que, como viene siendo mi costumbre desde la primera vez que leí la novela de Dickens, he ido al principio del primer capítulo para ver cómo traducían el término caul, con el que nace envuelto Copperfield.
EnlaceLa versión de Carmen Abreu de la Peña para Espasa-Calpe se remonta a 1924, mientras que la de Matilde Salís para Alba es de 2003. La primera traduce dicho término simplemente por "membrana". Lo mismo hace Miguel Ángel Pérez Pérez en su traducción para Alianza. Por su parte Salís prefiere algo más de detalle y se decanta por "membrana amniótica".
El caso es que ninguna de ellas se complica la vida al inclinarse por lo más obvio y entendible, lejos del término coloquial "barquilla" que usó Juan G. de Luaces para su traducción de 1943, o la tela saginera que empleó Josep Carner para su traducción catalana. Aunque sigo pensando que el equivalente más apropiado, en castellano es el de "zurrón", del que precisamente hay un ejemplo en un texto del siglo XVIII al que dedicamos hace poco una entrada.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…