Ir al contenido principal

Parto portentoso

En Villarrubia de los ojos del Guadiana, año de 1670. Gabriela Josefa de Salcedo, muger de Gerónimo de Alises, estuvo tres días de parto, no siendo posible parir, padeciendo terribles dolores de muerte, y hallándose a todo esto presente su esposo, que era muy devoto de N. P. S. Antonio, y siempre celebraba sus fiestas con particular afecto y regocijo; por cuya causa su esposa, en diferentes ocasiones, se disgustaba con él, y aun le reprehendía, para que dexase tanta devoción, juzgando, que como era pobre, y hacía en esto algunos gastillos, que le faltaría para su alimento; y viendo el dicho Gerónimo de Alises a su esposa en tan evidente peligro, y que aunque invocaba a diferentes Santos, que la favoreciesen, no se acordó, por falta de devoción o por olvido, valerse del patrocinio de S. Antón, la aconsejó, que le llamase en su amparo, y vería como Dios la socorría; y así que se valió de su intercesión, la que no podía parir, parió una niña buena y sana, metida dentro de un zurrón, impreso en él la santa Efigie de San Antonio Abad, como comúnmente la pintan, con un báculo en la mano, una encomienda en el pecho, y un ceboncillo a sus pies, para que sin dudar se conociese, que por patrocinio del Santo recibía tan gran beneficio, el qual es público y notorio; y está con más de quarenta testigos verificado.

(Flores del yermo, pasmo de Egypto, asombro del mundo, sol del occidente, portento de la gracia. Vida y milagros de San Antonio Abad, escrita por el Maestro Blas Antonio de Ceballos, Madrid, imprenta de D. Plácido Barco López, 1796)

Comentarios

  1. La devoción a san Antonio Abad era una de las más populares en la España del Barroco. Es muy expresivo lo de "pasmo de Egypto".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y la prosa de Ceballos es también muy barroca.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).