Ir al contenido principal

Grimes

El tenor Stuart Skelton en el papel de Peter Grimes
(Teatro Campoamor, Oviedo)


Tal día como hoy de 1832 moría en Trowbridge, lejos de su natal Suffolk, el reverendo George Crabbe. En 1810 Crabbe había publicado El burgo, un largo poema en forma de "cartas" en el que se incluye "Peter Grimes", que inspiró a Benjamin Britten su ópera homónima, estrenada en 1945. Precisamente ayer asistí en el Teatro Campoamor de Oviedo a la representación de esta ópera. Fue una función redonda, con todos los elementos involucrados -desde los cantantes a la orquesta, desde el coro a la dirección escénica- rayando a gran altura.
Peter Grimes es un personaje atormentado por la culpa. En su poema Crabbe no se detiene en analizar los motivos de su comportamiento brutal para con sus jóvenes aprendices, sino que carga el peso de la narración en el opresivo ambiente físico y social del pequeño puerto de mar donde transcurre la acción. Britten, por su parte, a través del libretista Montagu Slater y sin dejar de aludir a los devastadores efectos de la murmuración e incomprensión de los vecinos, trata de ahondar en las razones íntimas de su violencia y lo convierte en una especie de pederasta incomprendido. El conflicto, en todo caso, tiene mala solución. Como canta Grimes al final de la obra, al borde de la locura y antes de adentrarse en el mar con su barca en un último viaje, "El agua se beberá sus penas y las mías, y la marea cambiará".

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.