Ir al contenido principal

Oprobio


Leo las noticias relacionadas con el naufragio del crucero "Costa Concordia" y me acuerdo del "Patna".
Como recordarán, Joseph Conrad narra en su novela Lord Jim cómo el buque "Patna", lleno de musulmanes que preregrinan a La Meca, es abandonado por sus oficiales, entre ellos Jim, cuando en medio de una tormenta creen que el barco está a punto de hundirse. Pero el "Patna" no se hunde y al cabo del tiempo consigue atracar en un puerto. Lord Jim es juzgado y condenado, y a partir de entonces su sombra errante recorre los puertos del sudeste asiático perseguido por el oprobio. Al final, sin embargo, encontrará su redención.
Dicen las crónicas que el capitán del "Costa Concordia" fue de los primeros en abandonar el barco. Vergogna, que dicen los italianos. Dicen, también, que una vez en tierra fingía estar a bordo dirigiendo la evacuación. Más vergogna. Pero no, me parece que este personajillo no resiste la comparación con un personaje de verdad, aunque sea de ficción.

Comentarios

  1. Hola:
    Como muy bien apuntas, la realidad supera con creces a la ficción

    ResponderEliminar
  2. Y ahora dice que no huyó, que se cayó a un bote salvavidas... En fin. Qué tipo.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Chiflados Bogantes3/2/12 12:28

    Acabo de enterarme por el Cultura/s de la Vanguardia que en el Costa Concordia , J. Luc Godard , rodó parte de su film Fin Socialisme .
    Eso es una metáfora grande como un transatlántico .
    Los orates tenemos mala fama como tripulantes , la verdad , no veo la razón para tan pésima fama.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…