Ir al contenido principal

Oprobio


Leo las noticias relacionadas con el naufragio del crucero "Costa Concordia" y me acuerdo del "Patna".
Como recordarán, Joseph Conrad narra en su novela Lord Jim cómo el buque "Patna", lleno de musulmanes que preregrinan a La Meca, es abandonado por sus oficiales, entre ellos Jim, cuando en medio de una tormenta creen que el barco está a punto de hundirse. Pero el "Patna" no se hunde y al cabo del tiempo consigue atracar en un puerto. Lord Jim es juzgado y condenado, y a partir de entonces su sombra errante recorre los puertos del sudeste asiático perseguido por el oprobio. Al final, sin embargo, encontrará su redención.
Dicen las crónicas que el capitán del "Costa Concordia" fue de los primeros en abandonar el barco. Vergogna, que dicen los italianos. Dicen, también, que una vez en tierra fingía estar a bordo dirigiendo la evacuación. Más vergogna. Pero no, me parece que este personajillo no resiste la comparación con un personaje de verdad, aunque sea de ficción.

Comentarios

  1. Hola:
    Como muy bien apuntas, la realidad supera con creces a la ficción

    ResponderEliminar
  2. Y ahora dice que no huyó, que se cayó a un bote salvavidas... En fin. Qué tipo.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Chiflados Bogantes3/2/12 12:28

    Acabo de enterarme por el Cultura/s de la Vanguardia que en el Costa Concordia , J. Luc Godard , rodó parte de su film Fin Socialisme .
    Eso es una metáfora grande como un transatlántico .
    Los orates tenemos mala fama como tripulantes , la verdad , no veo la razón para tan pésima fama.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).