Ir al contenido principal

Tener o no tener

Nelson Algren (1909-1981)

Cuando tenemos más casas de las que necesitamos para vivir, más coches de los que podemos conducir, más comida de la que podemos comer, la única manera de hacerse más rico todavía es quitárselo a los que no tienen bastante. Si todo el mundo tuviera lo suficiente, ¿para qué querría yo tener más que suficiente? ¿Para qué sirve una amplia pradera a disposición de todos? Hasta que no se expulsa de ella a los otros, el pasto no adquiere valor real. ¿De qué sirve ser general si no puedes tener más que un soldado? Y ya puestos, ¿para qué sirve un soldado?

(De Un paseo por el lado salvaje, de Nelson Algren. Galaxia Gutenberg, 2011. Traducción de Vicente Campos)

Comentarios

  1. Un soldado es la representación de la pulsión mas destructiva del ser humano; la criatura vestida de soldado, confía -o no- en defender una buena causa, pero la historia ha demostrado que las guerras, las conquistas, son la manifestación más primitivas y atroces que ha parido la humanidad.
    Tenga usted un buen año 2012.

    ResponderEliminar
  2. Yo también estoy estoy dando ese paseo por el lado salvaje y fascinado con el autor de la novela, al que no conocía hasta hace un par de semanas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Realmente, Nelson Algren merece una segunda oportunidad, después de haber permanecido "hibernado" editorialmente en los últimos años. Pero los grandes autores, y Algren lo es, siempre salen a flote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).