Ir al contenido principal

Río de piedras

Es conocida la afición de Umberto Eco por las listas. Como él mismo menciona en Confesiones de un joven novelista, en su novela Baudolino hay un buen ejemplo de ello. Sucede cuando Baudolino y sus amigos, de viaje a la tierra del Preste Juan, se topan con el río Sambatyón que, según la tradición rabínica, no lleva agua sino que es un torrente seco de arena y piedras. Esto da motivo a Eco para introducir un heterogéneo listado de rocas y minerales. He aquí un breve y brillante ejemplo:
"Eran unas cataratas que se precipitaban desde decenas de imbornales rupestres, dispuestos en anfiteatro, en un desmedido torbellino final, un regurgitar incesante de granito, una vorágine de brea, una resaca única de alumbre, un rebullir de esquisto, un repercutirse de azarnefe contra las orillas (...) Era un rojear de hematites y cinabrio, un titilar de atramento cual acero, un trasvolar de pizcas de oropimente del amarillo al naranja flamante, un azular de armeniana, un blanquear de conchas calcinadas, un verdear de malaquitas, un desvanecerse de litargirio en azafranes cada vez más pálidos, un repercutir de rejalgar, un eructar de terruño verduzco que palidecía en polvo de crisocola y emigraba en matices de añil y violeta, un triunfo de oro musivo, un purpurear de albayalde quemado, un llamear de sandáraca, un irisarse de greda argentada, una sola transparemcia de alabastros..."

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Majara Habitual14/12/11 19:19

    Y el libro ¿ qué le pareció ? Sin ánimo interrogatorio . Si me da usted permiso mañana coloco aquí una preciosa descripción estratigráfica de Lafferty .

    ResponderEliminar
  2. Bueh, para alguien como tú que estudió geología debe ser todo un gusto. Pero para el lector corriente me parece un exceso verborreico algo cansino.

    He leído un par de libros de Umberto Eco, y a veces creo que se pone insoportable.

    Pero lo de los gustos sabemos que es como esas piedras... de tanto color distinto.

    ResponderEliminar
  3. lupo ayllán Y Sus dementes15/12/11 9:53

    una muestra , sólo , es del relato Continued on next Rock . El geólogo de una expedición arqueológica filosofa ante la hoguera . esto es sólo una muestra :
    " It bedivils me sometimes why I am the only one to notice the analogy between historical geology and depth psycology" (...) " The isostatic principle applies to the mind and the under-mind as well as it does to the surface and under- surface of the earth .
    The mind has its erosions and weatherings going along with its deposits and accumulations. It also has its up-thrusts and its stresses . It floats in asimilar magma . In extreme cases it has its volcanic eruptions and its mountain building " .
    Me da pereza traducir . Resumiendo libremente :
    En todo cerebro hay diamantes y sulfuro .

    ResponderEliminar
  4. Lupo Ayllán, Vigo y Cía: mi opinión acerca de este pasaje, y de otros parecidos en la obra de Eco, es que todos los excesos son malos. De hecho la muestra que he transcrito es una mínima parte del "torrente" de palabras que el susodicho río de piedras acarrea, con lo que el lector queda literalmente machacado.Eso sin hablar del despropósito de los términos geológicos escogidos en el contexto del pasaje, a parte de su rareza o sonoridad de algunos de ellos.
    Lupo: permiso concedido. Ah, y el fragmento que cita de Continued on next Rock al menos tiene sentido como metáfora o símil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…