Ir al contenido principal

Río de piedras

Es conocida la afición de Umberto Eco por las listas. Como él mismo menciona en Confesiones de un joven novelista, en su novela Baudolino hay un buen ejemplo de ello. Sucede cuando Baudolino y sus amigos, de viaje a la tierra del Preste Juan, se topan con el río Sambatyón que, según la tradición rabínica, no lleva agua sino que es un torrente seco de arena y piedras. Esto da motivo a Eco para introducir un heterogéneo listado de rocas y minerales. He aquí un breve y brillante ejemplo:
"Eran unas cataratas que se precipitaban desde decenas de imbornales rupestres, dispuestos en anfiteatro, en un desmedido torbellino final, un regurgitar incesante de granito, una vorágine de brea, una resaca única de alumbre, un rebullir de esquisto, un repercutirse de azarnefe contra las orillas (...) Era un rojear de hematites y cinabrio, un titilar de atramento cual acero, un trasvolar de pizcas de oropimente del amarillo al naranja flamante, un azular de armeniana, un blanquear de conchas calcinadas, un verdear de malaquitas, un desvanecerse de litargirio en azafranes cada vez más pálidos, un repercutir de rejalgar, un eructar de terruño verduzco que palidecía en polvo de crisocola y emigraba en matices de añil y violeta, un triunfo de oro musivo, un purpurear de albayalde quemado, un llamear de sandáraca, un irisarse de greda argentada, una sola transparemcia de alabastros..."

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Majara Habitual14/12/11 19:19

    Y el libro ¿ qué le pareció ? Sin ánimo interrogatorio . Si me da usted permiso mañana coloco aquí una preciosa descripción estratigráfica de Lafferty .

    ResponderEliminar
  2. Bueh, para alguien como tú que estudió geología debe ser todo un gusto. Pero para el lector corriente me parece un exceso verborreico algo cansino.

    He leído un par de libros de Umberto Eco, y a veces creo que se pone insoportable.

    Pero lo de los gustos sabemos que es como esas piedras... de tanto color distinto.

    ResponderEliminar
  3. lupo ayllán Y Sus dementes15/12/11 9:53

    una muestra , sólo , es del relato Continued on next Rock . El geólogo de una expedición arqueológica filosofa ante la hoguera . esto es sólo una muestra :
    " It bedivils me sometimes why I am the only one to notice the analogy between historical geology and depth psycology" (...) " The isostatic principle applies to the mind and the under-mind as well as it does to the surface and under- surface of the earth .
    The mind has its erosions and weatherings going along with its deposits and accumulations. It also has its up-thrusts and its stresses . It floats in asimilar magma . In extreme cases it has its volcanic eruptions and its mountain building " .
    Me da pereza traducir . Resumiendo libremente :
    En todo cerebro hay diamantes y sulfuro .

    ResponderEliminar
  4. Lupo Ayllán, Vigo y Cía: mi opinión acerca de este pasaje, y de otros parecidos en la obra de Eco, es que todos los excesos son malos. De hecho la muestra que he transcrito es una mínima parte del "torrente" de palabras que el susodicho río de piedras acarrea, con lo que el lector queda literalmente machacado.Eso sin hablar del despropósito de los términos geológicos escogidos en el contexto del pasaje, a parte de su rareza o sonoridad de algunos de ellos.
    Lupo: permiso concedido. Ah, y el fragmento que cita de Continued on next Rock al menos tiene sentido como metáfora o símil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.