Ir al contenido principal

Río de piedras

Es conocida la afición de Umberto Eco por las listas. Como él mismo menciona en Confesiones de un joven novelista, en su novela Baudolino hay un buen ejemplo de ello. Sucede cuando Baudolino y sus amigos, de viaje a la tierra del Preste Juan, se topan con el río Sambatyón que, según la tradición rabínica, no lleva agua sino que es un torrente seco de arena y piedras. Esto da motivo a Eco para introducir un heterogéneo listado de rocas y minerales. He aquí un breve y brillante ejemplo:
"Eran unas cataratas que se precipitaban desde decenas de imbornales rupestres, dispuestos en anfiteatro, en un desmedido torbellino final, un regurgitar incesante de granito, una vorágine de brea, una resaca única de alumbre, un rebullir de esquisto, un repercutirse de azarnefe contra las orillas (...) Era un rojear de hematites y cinabrio, un titilar de atramento cual acero, un trasvolar de pizcas de oropimente del amarillo al naranja flamante, un azular de armeniana, un blanquear de conchas calcinadas, un verdear de malaquitas, un desvanecerse de litargirio en azafranes cada vez más pálidos, un repercutir de rejalgar, un eructar de terruño verduzco que palidecía en polvo de crisocola y emigraba en matices de añil y violeta, un triunfo de oro musivo, un purpurear de albayalde quemado, un llamear de sandáraca, un irisarse de greda argentada, una sola transparemcia de alabastros..."

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Majara Habitual14/12/11 19:19

    Y el libro ¿ qué le pareció ? Sin ánimo interrogatorio . Si me da usted permiso mañana coloco aquí una preciosa descripción estratigráfica de Lafferty .

    ResponderEliminar
  2. Bueh, para alguien como tú que estudió geología debe ser todo un gusto. Pero para el lector corriente me parece un exceso verborreico algo cansino.

    He leído un par de libros de Umberto Eco, y a veces creo que se pone insoportable.

    Pero lo de los gustos sabemos que es como esas piedras... de tanto color distinto.

    ResponderEliminar
  3. lupo ayllán Y Sus dementes15/12/11 9:53

    una muestra , sólo , es del relato Continued on next Rock . El geólogo de una expedición arqueológica filosofa ante la hoguera . esto es sólo una muestra :
    " It bedivils me sometimes why I am the only one to notice the analogy between historical geology and depth psycology" (...) " The isostatic principle applies to the mind and the under-mind as well as it does to the surface and under- surface of the earth .
    The mind has its erosions and weatherings going along with its deposits and accumulations. It also has its up-thrusts and its stresses . It floats in asimilar magma . In extreme cases it has its volcanic eruptions and its mountain building " .
    Me da pereza traducir . Resumiendo libremente :
    En todo cerebro hay diamantes y sulfuro .

    ResponderEliminar
  4. Lupo Ayllán, Vigo y Cía: mi opinión acerca de este pasaje, y de otros parecidos en la obra de Eco, es que todos los excesos son malos. De hecho la muestra que he transcrito es una mínima parte del "torrente" de palabras que el susodicho río de piedras acarrea, con lo que el lector queda literalmente machacado.Eso sin hablar del despropósito de los términos geológicos escogidos en el contexto del pasaje, a parte de su rareza o sonoridad de algunos de ellos.
    Lupo: permiso concedido. Ah, y el fragmento que cita de Continued on next Rock al menos tiene sentido como metáfora o símil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…