Ir al contenido principal

En el paraíso

Una "cortesana" de Tahití (Foto tomada de Paradisos oceànics)

Aurora Bertrana es un rara avis dentro de la literatura catalana. En 1926, con treinta y cuatro años se casa en Ginebra con Denis Choffat y ambos parten hacia la Polinesia francesa en busca de nuevos horizontes. Sus impresiones sobre su estancia de tres años en las islas de la Sociedad constituyen su libro Paradisos oceànics (Badalona, 1930) que ella misma tradujo al castellano como Islas de ensueño (Barcelona, 1933).
En el libro Bertrana no habla de su marido, pero en cambio da rienda suelta a las sensaciones que le produce el archipiélago: sus gentes, su paisaje, su cultura y sus costumbres. La cálida y sensual naturaleza de Tahití, Moorea y Bora-Bora excitan sus sentidos. Los colores y las luces tropicales, le deslumbran hasta hecerle decir que "es aquí donde yo querría un día morir". Le seduce la belleza de las vahinés, como la "cortesana" Turei, que "lleva el sol dentro de la piel; el coral no es más firme que sus labios, ni las perlas más blancas que sus dientes".
En una visita a la isla de Raiatea conoce al escritor norteamericano Zane Grey, famoso por sus novelas del oeste y gran aficionado a la pesca. Pero más que un encuentro es un desencuentro. El escritor viaja acompañado de un nutrido séquito. Tres camarógrafos le acompañan para rodar un documental por las islas. Parece distante y pagado de sí mismo. Bertrana es invitada a una fiesta en su yate y el anfitrión le regala una foto con su autógrafo. "Yo hubiese querido entrevistarle, pero no hubo manera de entenderse", dice.

Comentarios

  1. Sabia cortesana... Se entiende que una mujer occidental admirara ese sol dentro de la piel, pero es posible que no haya entendido la esclavitud de la hermosa vahiné.

    ResponderEliminar
  2. De hecho, lo que Bertrana más admiraba en las vahinés y en los nativos de la Polinesia en general era que el sexo se aceptaba como algo de lo más natural. Vio cómo se paseaba Turei con sus cuatro hijos, y nadie por ello la señalaba con el dedo. Que, además, había una esclavitud más o menos aceptada respecto al hombre blanco, creo que tampoco se le escapó a su mirada.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Estamos viajando por Marruecos y leyendo el libro de Aurora Bertrana, El Marroc Sensual i Fanàtic (1936),estamos buscando fotos del viaje de la escritora, ya que viajaba con una Kodak, y no hemos encontrado más que una o dos fotos... y nos hemos encontrado con tu Blog.
    Quizás tú puedas ayudarnos a buscar.
    Saludos,
    Albert Prat y Jordi Pedrosa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…