Ir al contenido principal

En el paraíso

Una "cortesana" de Tahití (Foto tomada de Paradisos oceànics)

Aurora Bertrana es un rara avis dentro de la literatura catalana. En 1926, con treinta y cuatro años se casa en Ginebra con Denis Choffat y ambos parten hacia la Polinesia francesa en busca de nuevos horizontes. Sus impresiones sobre su estancia de tres años en las islas de la Sociedad constituyen su libro Paradisos oceànics (Badalona, 1930) que ella misma tradujo al castellano como Islas de ensueño (Barcelona, 1933).
En el libro Bertrana no habla de su marido, pero en cambio da rienda suelta a las sensaciones que le produce el archipiélago: sus gentes, su paisaje, su cultura y sus costumbres. La cálida y sensual naturaleza de Tahití, Moorea y Bora-Bora excitan sus sentidos. Los colores y las luces tropicales, le deslumbran hasta hecerle decir que "es aquí donde yo querría un día morir". Le seduce la belleza de las vahinés, como la "cortesana" Turei, que "lleva el sol dentro de la piel; el coral no es más firme que sus labios, ni las perlas más blancas que sus dientes".
En una visita a la isla de Raiatea conoce al escritor norteamericano Zane Grey, famoso por sus novelas del oeste y gran aficionado a la pesca. Pero más que un encuentro es un desencuentro. El escritor viaja acompañado de un nutrido séquito. Tres camarógrafos le acompañan para rodar un documental por las islas. Parece distante y pagado de sí mismo. Bertrana es invitada a una fiesta en su yate y el anfitrión le regala una foto con su autógrafo. "Yo hubiese querido entrevistarle, pero no hubo manera de entenderse", dice.

Comentarios

  1. Sabia cortesana... Se entiende que una mujer occidental admirara ese sol dentro de la piel, pero es posible que no haya entendido la esclavitud de la hermosa vahiné.

    ResponderEliminar
  2. De hecho, lo que Bertrana más admiraba en las vahinés y en los nativos de la Polinesia en general era que el sexo se aceptaba como algo de lo más natural. Vio cómo se paseaba Turei con sus cuatro hijos, y nadie por ello la señalaba con el dedo. Que, además, había una esclavitud más o menos aceptada respecto al hombre blanco, creo que tampoco se le escapó a su mirada.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Estamos viajando por Marruecos y leyendo el libro de Aurora Bertrana, El Marroc Sensual i Fanàtic (1936),estamos buscando fotos del viaje de la escritora, ya que viajaba con una Kodak, y no hemos encontrado más que una o dos fotos... y nos hemos encontrado con tu Blog.
    Quizás tú puedas ayudarnos a buscar.
    Saludos,
    Albert Prat y Jordi Pedrosa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).