Ir al contenido principal

Lo que el viento tituló

Dar título a una novela no siempre es fácil. A algunos autores les cuesta titular, otros tienen facilidad para ello. En consecuencia encontramos títulos excelentes junto a otros francamente mejorables.
A aquellos que tienen serias dificultades a la hora de titular yo les recomendaría jugar con la palabra "viento" y sus inmensas posibilidades. Es un recurso garantizado, y siempre queda bien. La lista de títulos que contienen la palabra "viento" es larga. He aquí una pequeña muestra entre los más conocidos:

La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafón)
El nombre del viento (Patrick Rothfuss)
Lo que el viento se llevó (Margaret Kennedy)
Viento del este, viento del oeste (Pearl S. Buck)
El corazón del viento (Joaquín Leguina)
El viento de la luna (Antonio Muñoz Molina)
El viento en los sauces (Kenneth Grahame)
Dejemos hablar al viento (Juan Carlos Onetti)
Contra el viento (Ángeles Caso)
Escrito sobre el viento (Robert Wilder)
A merced del viento (Patricia Highsmith)
Con el viento solano (Ignacio Aldecoa)
Viento del norte (Elena Quiroga)
Quizá nos lleve el viento al infinito (Gonzalo Torrente Ballester)
La dama del viento sur (Javier García Sanchez)
La respuesta está en el viento (Johannes Mario Simmel)

Y muchos más...

Comentarios

  1. Cierto, cierto, don Jorge. ¿Y qué me dice de ese "El prisionero del cielo", del mismo Zafón? Este título no no hay viento que lo arregle.

    Por ejemplo, cambiando viento por "tornado" en los anteriores da títulos mucho más sugerentes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y también se puede probar con "huracán".
    Ahora bien, mi título favorito con "viento" es el de una película: "El viento no sabe leer".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Dementes28/11/11 11:32

    Y sin ánimo de ser malvado ( debía serlo el editor , por no advertirle del posible equívoco )¿ qué me dicen de las memorias de A. Guerra ? : Dejando atrás los vientos .
    Referencia médica o naútica. Todo queda en esdrújula.

    ResponderEliminar
  4. Ya tenía un título para mi novela: Mensaje en el viento o el viento es el mensaje.
    Me parecía la mar de original, pero la larga lista me ha disuadido. Lo he cambiado por Una brisa traicionera. Brisa, es mucho mejor que viento y sugiere algo de la trama ( una mujer que siempre está resfriada por culpa de las corrientes, descubre que su vecina lee a Pynchon a escondidas)

    ResponderEliminar
  5. En efecto, brisa mucho mejor que viento, y menos usado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.