Ir al contenido principal

Lo que el viento tituló

Dar título a una novela no siempre es fácil. A algunos autores les cuesta titular, otros tienen facilidad para ello. En consecuencia encontramos títulos excelentes junto a otros francamente mejorables.
A aquellos que tienen serias dificultades a la hora de titular yo les recomendaría jugar con la palabra "viento" y sus inmensas posibilidades. Es un recurso garantizado, y siempre queda bien. La lista de títulos que contienen la palabra "viento" es larga. He aquí una pequeña muestra entre los más conocidos:

La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafón)
El nombre del viento (Patrick Rothfuss)
Lo que el viento se llevó (Margaret Kennedy)
Viento del este, viento del oeste (Pearl S. Buck)
El corazón del viento (Joaquín Leguina)
El viento de la luna (Antonio Muñoz Molina)
El viento en los sauces (Kenneth Grahame)
Dejemos hablar al viento (Juan Carlos Onetti)
Contra el viento (Ángeles Caso)
Escrito sobre el viento (Robert Wilder)
A merced del viento (Patricia Highsmith)
Con el viento solano (Ignacio Aldecoa)
Viento del norte (Elena Quiroga)
Quizá nos lleve el viento al infinito (Gonzalo Torrente Ballester)
La dama del viento sur (Javier García Sanchez)
La respuesta está en el viento (Johannes Mario Simmel)

Y muchos más...

Comentarios

  1. Cierto, cierto, don Jorge. ¿Y qué me dice de ese "El prisionero del cielo", del mismo Zafón? Este título no no hay viento que lo arregle.

    Por ejemplo, cambiando viento por "tornado" en los anteriores da títulos mucho más sugerentes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y también se puede probar con "huracán".
    Ahora bien, mi título favorito con "viento" es el de una película: "El viento no sabe leer".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Dementes28/11/11 11:32

    Y sin ánimo de ser malvado ( debía serlo el editor , por no advertirle del posible equívoco )¿ qué me dicen de las memorias de A. Guerra ? : Dejando atrás los vientos .
    Referencia médica o naútica. Todo queda en esdrújula.

    ResponderEliminar
  4. Ya tenía un título para mi novela: Mensaje en el viento o el viento es el mensaje.
    Me parecía la mar de original, pero la larga lista me ha disuadido. Lo he cambiado por Una brisa traicionera. Brisa, es mucho mejor que viento y sugiere algo de la trama ( una mujer que siempre está resfriada por culpa de las corrientes, descubre que su vecina lee a Pynchon a escondidas)

    ResponderEliminar
  5. En efecto, brisa mucho mejor que viento, y menos usado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…