Ir al contenido principal

Aniversario

Monumento a Jovellanos en Oviedo

Hoy se cumplen dos siglo justos de la muerte de Gaspar Melchor de Jovellanos. Con motivo de la efeméride se han proyectado varios actos. Ayer tuvo lugar en Puerto de Vega, lugar donde murió, una recreación de las últimas horas del prócer gijonés, y esta tarde se cerrarán los actos conmemorativos con un concierto en la iglesia de Santa Marina a cargo de Joaquín Pixán y una lectura de la "Oda a Jovellanos" por Antonio Gamoneda.
Por otro lado, en Oviedo, ha tenido lugar hoy al mediodía un homenaje institucional del Gobierno del Principado de Asturias, con una ofrenda floral en el monumento dedicado a su memoria, y la inauguración de la exposición sobre Jovellanos y su entorno en las colecciones del Museo de Bellas Artes de Asturias.
El bicentenario toca a su fin. Que haya contribuido a mejorar el conocimiento sobre su persona, su obra y sus ideas es lo deseable en este caso. Aunque, como dice Pedro de Silva en su columna de hoy en la La Nueva España, "hoy se glorifica a Jovellanos, pero con frecuencia se falsifica su legado."

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).