Ir al contenido principal

Tarántula

Copio del Diario de Madrid: "El día 30 de junio de 1793, Un Pastor vecino de esta Villa (Hinojosa-Extremadura) fue picado por una Tarántula, y conducido a su casa, y acostándole en la cama se le observó mortal y aletargado." Estos son los antecedentes; estúdiese ahora la terapéutica. "De orden del Médico se mandó tocasen la guitarra, violín y bandurria, con la tocata del canario, y se observó al instante, con admiración de todos, que el enfermo hacía varios movimientos con los pies al compás de la música; de allí a poco sacó los brazos, siguiendo el tono; y por último se levantó del lecho, aunque por su debilidad no podía tenerse en pie, y se puso a baylar perfectamente al son de la tocata, como el mejor baylador; siendo de advertir, que ni de mozo ni de viejo jamás había baylado. Luego se mudó de bayle y también siguió él. Repitió varios días, y con esta única medicina de la música y bayle se ha puesto enteramente bueno."

(Del siglo de los chisperos, de Luis Martínez Kleiser, Madrid, 1925)

Comentarios

  1. Hola, me gustaría contactar con Vd. en privado. Hay alguna manera? Mil gracias!
    RPM

    ResponderEliminar
  2. Lupo Ayllán y Sus Dementes1/11/11 20:47

    ¿Ése es el origen de la tarantela ? Qué fue primero ¿ la araña o el baile ? Qué maravilla .
    Luis Martínez Kleiser ¿era un folclorista , un entomólogo , un musicólogo ?

    ResponderEliminar
  3. Rocío: puede escribirme a ordazg@hotmail.com

    Lupo: Por lo que sé Martínez Kleiser era, sobre todo, floklorista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).