Ir al contenido principal

Lafcadio Hearn

Lafcadio Hearn (1850-1904)

Lafcadio Hearn , este raro y exquisito escritor conocido sobre todo por sus poéticos relatos de fantasmas japoneses, pasó unos años en Nueva Orleans ejerciendo de periodista. De esta época data su libro Chita: A Memory of Last Island (hay edición reciente en español con el título de Última isla). La historia está ambientada en una de las islas frente a la costa de Luisiana que se partió a consecuencia del devastador huracán de agosto de 1856. Hearn cuenta la historia de Chita, una niña que queda huérfana y es adoptada por un pescador de origen catalán de nombre Feliu Viosca.
En un momento determinado Hearn nos regala con este sorprendente fragmento de rutilante prosa: "En la costa de Luisiana hay regiones cuyo aspecto no parece del presente, sino de un pasado inmemorial; de esa época en la que largas y bajas extensiones de continente primigenio emergieron por primera vez para tomar forma por encima del mar silúrico. Para entregarnos a este sueño geológico, un día cualquiera, ardiente y sin brisa, simplemente necesitamos ignorar las protestas evolucionistas de unas cuantas asteres azules o de algunas flores heteróclitas del género Coryopsis, que porfían por desplegar sus raros destellos de color a través de la ondulación general de la caña silvestre y las hierbas anegadizas."

Comentarios

  1. Y cabe recordar el Romance de la Vía Láctea que leí hace ya mucho tiempo en Austral. Escribía muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En Austral, por cierto, lo descubrí yo también.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…