Ir al contenido principal

La desconocida del Sena


En Berlín, en los puestos de lance que hay a la entrada de la antigua Universidad Humboldt, en Unter den Linden, compré un libro. Dada mi ignorancia del alemán, me incliné por adquirir uno con muchas ilustraciones o "santos", como se decía antes. El libro elegido fue Das Ewige Antlitz (El rostro eterno), de Ernst Benkard. Es un libro singular. Se trata de un colección de máscaras mortuorias.
El libro, que lleva un prólogo del escultor Georg Kolbe, se publicó por primera vez en 1926 y alcanzó un gran éxito, siendo reeditado numerosas veces. Mi edición es de 1929 y contiene 128 fotografás de máscaras morturias de personas célebres, pertenecientes a diversas épocas. Los "rostros eternos" aquí mostrados van desde reyes a monjes, pasando por artistas y escritores. Pero entre tantas máscaras de caras conocidas destaca, por encima de todas, la número 112: L'Inconnue de la Seine.
Este extraordinario rostro, de una belleza angelical, corresponde a una joven de unos 16 años, cuyo cuerpo fue hallado en 1880 flotando en las aguas del río Sena a su paso por París. El cadáver no presentaba ningún signo de violencia y se pensó en el suicidio como probable causa de la muerte. Trasladada a la morgue un médico forense sacó el molde de su cara. Su identidad se desconoce.
La "desconocida del Sena" ha sido motivo de inspiración para varios escritores, entre ellos Rainer Maria Rilke, Louis Aragon, Albert Camus o Vladimir Nabokov. Al paso del tiempo, su poder de fascinación se mantiene intacto.

Comentarios

  1. Ver este rostro es una verdadera meditación sobre lo más enigmático y lo más profundo.

    Reciba mis saludos.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que induce a la reflexión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Dios mío: ¡sonríe! Esa sonrisa es más enigmática y más inquietante que la de la Mona Lisa. La muerte y el agua no la han deformado. Es aterradoramente hermosa. Me desasosiega en un día terrible.
    Gran entrada, muy triste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, triste y hermosa, en medio de tanta máscara desgarradora y espectral... (Iré poniendo algunos ejemplos)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…