Ir al contenido principal

Darwinia


En 1912 Europa y sus habitantes desaparecen y en su lugar emerge una tierra extraña cubierta por espesas junglas y con plantas y animales salidos de otra evolución: pinos salvia, árboles mezquita, serpientes de pelo, corretocones, moscas toro... Es lo que las crónicas llaman el Milagro, o también la Conversión de Europa. El escritor Edgar Rice Burroughs describiría en El reino perdido de Darwinia este continente como una "antigua tierra perdida llena de dinosaurios, nobles salvajes y una colonia de malvados junkers para gobernarlos".
Una expedición decide adentrarse en un rincón remoto del continente para explorar sus ignotas tierras. Al mando de la expedición se halla el naturalista Preston Finch, autor de Geognosia diluviana y noachiana, un tratado de carácter creacionista y cataclismático. Para Finch, algunos rasgos antiguos de la Tierra no serían más que "creaciones anteriores, dotadas por su Autor con la apariencia de una determinada edad", lo que coincidiría con las ideas expresadas en su día por el escritor inglés Philip Henry Gosse.
Robert C. Wilson imaginó este nuevo escenario en Darwinia (1998), una de las novelas de ciencia ficción más imaginativas de los últimos años, en el que un inesperado evento geológico, a escala planetaria, alumbra un mundo alternativo ún más extraño e inquietante que el actual.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes15/10/11 13:20

    ¡ se acordó ! Sabía que era usted hombre de ciencia y de palabra .
    Corro a la biblioteca enarbolando este post . Napoleón , el bordeLaing que la custodia , sólo permite préstamos mediante presentación de avales e informes . Ni Eco ciego de mescalina se imaginaría lo que es la biblioteca de un frenopático .
    Gracias , Dr .

    ResponderEliminar
  2. De nada, Lupo. Que le aproveche la lectura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…