Ir al contenido principal

Alfieri

Retrato de Vittorio Alfieri, por François-Xavier Fabre

Vittorio Alfieri (1749-1803) redactó un diario de noviembre de 1774 a febrero de 1775 y, después de un intervalo, de abril a junio de 1777. El primero fue escrito en francés, la lengua más familiar al poeta; el último en italiano. Son las únicas páginas diarísticas que se han conservado y se publicaron por primera vez en 1861 con el título de Giornali, en una edición incompleta a causa de la censura.
Los diarios nos muestran al joven Alfieri en uno de los períodos más intensos de su vida, con grandes aspiraciones de triunfo. Escribe la tragedia Cleopatra y espera con ella conquistar el favor del público. Son momentos de maduración como hombre y como escritor, de grandes anhelos y temores de no poder alcanzar los ambiciosos objetivos que se había impuesto.
Lo interesante de estos diarios es que, al no ser pensados para su publicación, permiten a su autor ciertos desahogos íntimos que de otra manera hubieran quedado ocultos. Ellos nos ilustran muy bien acerca de la batalla interna que en aquellos días estaba librando Alfieri entre una vida mundana y un tanto ociosa y un genio creativo ansioso por darse a conocer.
En la entrada correspondiente al lunes 26 de noviembre de 1774, leemos: "Me despierto a las ocho. La primera idea que habitualmente me viene a la mente es la dama de la que he hablé ayer, y es esto lo que me hace creer, a pesar de mi filosofía, que no estoy del todo curado... La melancolía, el tedio y un poco de libertinaje me retienen hasta el mediodía... A la una me visto para el almuerzo. Ignoro si es la ternura la que engendra la melancolía o la melancolía la ternura, ya que la una no viene nunca sin la otra: permanezco tierno y triste hasta las cuatro (...) Al volver a casa he consultado el libro de gastos diarios: tengo la enfermedad de los nobles decadentes, de vivir fastuosamente con el menor dispendio posible. Mi avaricia está subordinada a mi ambición; me aprecio poco durante el día, pero por la noche, en cuanto tengo la pluma en la mano, creo valer algo."

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…