Ir al contenido principal

Alfieri

Retrato de Vittorio Alfieri, por François-Xavier Fabre

Vittorio Alfieri (1749-1803) redactó un diario de noviembre de 1774 a febrero de 1775 y, después de un intervalo, de abril a junio de 1777. El primero fue escrito en francés, la lengua más familiar al poeta; el último en italiano. Son las únicas páginas diarísticas que se han conservado y se publicaron por primera vez en 1861 con el título de Giornali, en una edición incompleta a causa de la censura.
Los diarios nos muestran al joven Alfieri en uno de los períodos más intensos de su vida, con grandes aspiraciones de triunfo. Escribe la tragedia Cleopatra y espera con ella conquistar el favor del público. Son momentos de maduración como hombre y como escritor, de grandes anhelos y temores de no poder alcanzar los ambiciosos objetivos que se había impuesto.
Lo interesante de estos diarios es que, al no ser pensados para su publicación, permiten a su autor ciertos desahogos íntimos que de otra manera hubieran quedado ocultos. Ellos nos ilustran muy bien acerca de la batalla interna que en aquellos días estaba librando Alfieri entre una vida mundana y un tanto ociosa y un genio creativo ansioso por darse a conocer.
En la entrada correspondiente al lunes 26 de noviembre de 1774, leemos: "Me despierto a las ocho. La primera idea que habitualmente me viene a la mente es la dama de la que he hablé ayer, y es esto lo que me hace creer, a pesar de mi filosofía, que no estoy del todo curado... La melancolía, el tedio y un poco de libertinaje me retienen hasta el mediodía... A la una me visto para el almuerzo. Ignoro si es la ternura la que engendra la melancolía o la melancolía la ternura, ya que la una no viene nunca sin la otra: permanezco tierno y triste hasta las cuatro (...) Al volver a casa he consultado el libro de gastos diarios: tengo la enfermedad de los nobles decadentes, de vivir fastuosamente con el menor dispendio posible. Mi avaricia está subordinada a mi ambición; me aprecio poco durante el día, pero por la noche, en cuanto tengo la pluma en la mano, creo valer algo."

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.