Ir al contenido principal

Un rostro, dos momentos

Estas dos fotografías vienen en el libro Stevensoniana (1910), de J. A Hammerton. Llevan la leyenda: "Dos interesantes retratos de R. L. Stevenson, tomados en Australia en 1893."
No solo interesantes, sino intrigantes, diría yo.
Se sabe que RLS partió de Apia (Samoa) rumbo a Australia en febrero de 1893. Tras una breve escala en Auckland arribó a Sidney el 28 de febrero y se hospedó, junto con su mujer, en el hotel Oxford. El 20 de marzo parte de nuevo hacia Samoa. Si los datos son ciertos estas fotos se debieron tomar en el intervalo de apenas tres semanas. Sin embargo, entre una y otra parece que hayan transcurrido años.
En ambas fotografías vemos a un Stevenson formalmente vestido, con chaqueta de buen paño, lejos de los terciopelos chillones de que gustaba en su bohemia y un tanto desastrada juventud. Pero entre las dos retratos hay marcadas diferencias. En el de la izquierda Stevenson esboza una ligera sonrisa en un gesto amable. Su mirada, clara y penetrante, inspira serenidad. Es el retrato de un hombre que parece ver la vida con esperanza y optimismo.
En el de la derecha, por el contrario, el aspecto de Stevenson cambia totalmente. Solo hay una diferencia de días, pero la mutación es considerable. Su semblante es de seriedad y preocupación; la mirada, huidiza, casi esquiva; el declive físico, evidente. Su rostro afilado delata a un hombre seriamente enfermo que siente ya muy cerca el aliento de la muerte.

Comentarios

  1. Stevenson mira a la izquierda, esquiva al fotógrafo, quizás estaba cansado y le molestaba posar. Se había afeitado la perilla y el bigote le había crecido, también el pelo es diferente, la raya es casi inexistente. El conjunto nos dice que la circunstancia en la que se obtuvo la segunda foto, muestra un Stevenson que está a la espera, como viéndolas venir. Decía Jung que la muerte proyecta su llegada mediante ciertos signos, no sólo físicos, como una amable tarjeta de visita para que no pillarnos desprevenidos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Amaltea, ha percibido detalles que se me han pasado por alto; detalles que acentúan aún más las diferencias.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Sólo tres semanas! Qué rápida transformación...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).