Ir al contenido principal

Tagore

Portada de una de las ediciones de Tagore,
de Zenobia Camprubí.


El sesquicentenario del Rabindranath Tagore (1861-1941) está pasando con más pena que gloria, al menos por estos lares. Sin embargo hubo una época en que Tagore era toda una celebridad y uno de los escritores más leídos en todo el mundo.
Cuando en 1913 obtiene el premio Nobel, Zenobia Camprubí consigue un ejemplar de la versión inglesa de Gitanjali (Ofrenda lírica), una de sus obras más conocidas, y tras su lectura decide traducirla al castellano. Zenobia conocía bien el inglés por tener raíces familiares en Estados Unidos y Puerto Rico.
Zenobia le envía una copia a Juan Ramón Jiménez, y éste no solo queda entusiasmado sino que le pide más traducciones. Una vez casados, y durante más de diez años, Zenobia traduce una treintena de obras de Tagore, y lo hace a un nivel que algunos estudiosos consideran por encima de las a menudo cuestionables traducciones inglesas.
Como figura en sus ediciones, impresas en la madrileña imprenta de Fortanet en la segunda y tercera décadas del siglo XX, las traducciones se hicieron "según el testo (sic) inglés, escrito o revisado por el propio autor", advirtiendo que "Zenobia Camprubí de Jiménez tiene la autorización exclusiva de Rabindranath Tagore para traducir sus obras al español y publicarlas en España y en la América española. Todas las otras traducciones españolas que circulan son fraudulentas."
Está claro que la introductora de Tagore en España fue Zenobia Camprubrí, no Juan Ramón Jiménez en colaboración con su esposa, como he leído en algún artículo. Que Juan Ramón hiciera sus sugerencias a la hora de traducir, es otra cosa.

Comentarios

  1. ¿Las traducciones están por encima de las inglesas y está traduciendo desde el inglés?

    ResponderEliminar
  2. Puede parecer paradójico, pero esto es lo que he leído.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…