Ir al contenido principal

Superdetectives


"La señorita Wigmore se sirvió otro vaso de ginebra.
- No lo sé. Es uno de esos personajes maravillosos que encuentran sermones en las piedras y joyas robadas en los ojos de las ranas...
-¡Tía!...
-Bueno, mujer, quiero decir superdetectives. Y no deseo conocer otro igual."

(Y así morimos, de James Sandys, José Janés, Barcelona, 1950. Traducción de Luis Jordá)

P. S. James Sandys escribió media docena de obras de carácter policiaco. Sin embargo no he podido encontrar en Internet ninguna obra de este autor con el título de And So We Die, que es el que figura como original en la edición de Janés. Curioso, por no decir raro.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán en Cª de otros orates12/9/11 12:04

    Igual lo que propongo es una obviedad y vd. ya ha buscado por ese camino , pero... Pruebe con Santiago o Jaume Arenas o Arena .
    Yo tengo que irme que viene el celador psicópata . Un placer verle de vuelta , espero que las vacaciones fueran bien .

    ResponderEliminar
  2. Ya sería casualidad que el pseudónimo resultara ser el de otro escritor vivo. Pero cosas más extrañas se han visto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).