Ir al contenido principal

Carmen Kurtz

Carmen Kurtz (1911-1999)

El pasado 15 de septiembre se cumplieron cien años del nacimiento de la escritora Carmen Kurtz.
Nació en Barcelona y su verdadero nombre era Carmen de Rafael Marés. A los 23 año se casa con el alsaciano Pierre Kurtz y se marcha a vivir a Francia. Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial Kurtz es llamado a filas. Carmen envía a su hija a España y entra a trabajar en el consulado español. Kurtz es hecho prisionero y liberado en 1942. Al año siguiente regresan a España. En 1957 Carmen se separa de su marido.
Sus peripecias personales durante la guerra constituyen la base autobiográfica sobre la que construye su primera novela, Duermen bajo las aguas, con la que gana en 1954 el premio Ciudad de Barcelona. La novela se publicaría al año siguiente. En 1956 consigue el premio Planeta con El desconocido. Con posterioridad, y hasta los años setenta, alterna la publicación de novelas con la literatura infantil, género en el que obtuvo también varios premios.
Las novelas de Carmen Kurtz suelen tener un marcado componente de crítica social, en especial hacia los comportamientos, convencionalismos y mentalidad de la burguesía de la postguerra civil. Su tratamiento de ciertos temas polémicos -como la prostitución o la pena de muerte- es de una apertura bastante insólita para la época, siempre bajo una mirada puesta en la comprensión y el mejoramiento de las circunstancias sociales.
En el inicio de su primera novela leemos: "Allá en el fondo todas las palabras que dijimos y de las cuales ya no guardamos recuerdo, duermen bajo las aguas. Duermen aquellas que no supimos decir y esperan su turno para salir a flote..." También duermen hoy en día bajo las aguas las obras de Carmen Kurtz. Ojalá salgan de nuevo a flote.

Comentarios

  1. Para mencionar su traducción del Viaje al Fin de la Noche de Celine, que me sirvió de puerta para luego leerla, buscando acaso, inútilmente, reminiscencias del escritor francés. Pero buena narradora. David M.V.

    ResponderEliminar
  2. Sí, me faltó mencionar su labor de traductora, nada despreciable por cierto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.  

Vocación reformista

  Coleen Gray: "Es una lástima que solo me gusten los hombres malos para procurar reformarlos." ( Tambores apaches , 1951, de Hugo Fregonese. Guion de David Chandler y Harry Brown).