Ir al contenido principal

Mark Twain

Mark Twain (1835-1910)

Al igual que otros escritores que pasaron por Hawai -Hermann Melville, Robert L. Stevenson, Jack London...- Mark Twain quedó fascinado por el paisaje volcánico de las islas. En 1866, a la vista del borboteante volcán Kilauea exclamó: "¡Aquí hay motivo para hacer trabajar la imaginación!"
En varios de sus papeles incorpora Twain léxico geológico (le gustaban mucho las expresiones "Old Oolitic Silurian" y "Old Red Sandstone") y también se interesó por la escala del tiempo geológico y la edad de la Tierra. Al principio Twain era escéptico con los geólogos y el empleo de la cronología de las eras geológicas, pero a partir de 1884 su visión de estos problemas cambió.
Así, en el ensayo de 1903 "¿Se hizo el mundo para el hombre?" (generalmente incluido en el libro póstumo Cartas desde la Tierra),Twain hace referencia a Lyell y respalda la edad asignada a la Tierra por lord Kelvin, cifrada en unos 100 millones de años; hipótesis a la que se oponía la mayoría de geólogos, que propugnaba una edad mucho mayor. Para Twain, sin embargo, la edad propuesta por el físico inglés ya le parecía mucha. Con su habitual ironía escribe: "De acuerdo con estas cifras (de Kelvin) se tardaron 99.968.000 años en preparar el mundo para la llegada del hombre, a pesar de lo impaciente que, sin duda, debía sentiorse el Creador por verle y admirarle. Pero una empresa de esta magnitud debe llevarse a cabo cautelosa, meticulosa, lógicamente."
Más adelante nos brinda Twain una brillante imagen de la duración de la presencia humana sobre el planetaTierra. "Si la torre Eiffel representara la edad de la Tierra, la capa de pintura de la pequeña bola que la remata supondría la participación humana en esa porción de tiempo; y todo el mundo percibiría de inmediato que la torre se había construido para esa capa de pintura. Supongo que así sería; no sé."

Comentarios

  1. Gran escritor, me encantan sus escrituras, su forma de expresarse.. recomiendo sus libros!

    ResponderEliminar
  2. Increible hombre, no solo escritor.

    ResponderEliminar
  3. Para conocerle más nada mejor que leer su Autobiografía.

    ResponderEliminar
  4. La vida trató de forma terrible a Samuel Clemens cuando ya era el famoso Mark Twain, para regocijo de los inquietos por sus sátiras contra lo establecido (en especial la religión).
    Tal vez debería haberse enamorado más de los paisajes volcánicos en sus viajes, y quedarse.
    Aunque así no nos habría dejado toda esa obra genial final llena de desencanto y certeza.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)