Ir al contenido principal

Los últimos diarios de Jovellanos


Recién se ha publicado el tomo de las Obras Completas de Jovellanos, correspondiente al Diario, 3º (y último), que incluye los cuadernos VII (conclusión) y VIII al XIV (19 de agosto de 1797 a 6 de marzo de 1810). El volumen (de 906 páginas) ha sido editado por el Ayuntamiento de Gijón, el Instituto Feijoo del Siglo XVIII y KRK Ediciones. La edición crítica ha corrido a cargo de María Teresa Caso Machicado, y las notas y selección de ilustraciones de Javier González Santos.
Los diarios abarcan, entre otros episodios y viajes, la comisión secreta de La Cavada (Cantabria), los baños de Trillo, el trayecto de León hasta Barcelona camino de prisión, los escritos de Mallorca (cartuja de Valldemosa y castillo de Bellver), la vuelta del destierro, su paso por Jadraque y la vuelta de Cádiz al puerto de Muros en Galicia.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).