Ir al contenido principal

John Silver

John Silver, según Sainz de Morales

Hay imágenes que una vez vistas no se borran. Para mí, la primera vez que vi a John Silver el Largo fue en la cubierta de un libro que aún no había leído. El libro era L'illa del tresor, de la barcelonesa Editorial Joventut, en la segunda edición de 1934 (la primera es de 1926). La traducción era de Joan Arús y las ilustraciones de Yorik. Ahora bien, el retrato de Silver que venía en la cubierta no era de Yorik; la firma del autor figuraba en la esquina inferior derecha y era apenas legible: Sainz de Morales.
Con los años he visto muchas representaciones del cocinero pirata, algunas muy conocidas y de soberbio trazo, desde la puntillosa de N. C. Wyeth a la contrahecha de Mervyn Peake, pasando por la realista de Joan Junceda, dibujante catalán de ascendencia asturiana. No obstante, mi idea del viejo Silver continúa siendo la que en su día plasmara Gumersindo Sainz de Morales (1900-1976).
El rostro crispado -sin barba, como debe ser-; el ademán, entre amenazador y suplicante, con el brazo alzado y el puño cerrado; la muleta con la que se apuntala; el color azul chillón de la casaca: el pañuelo rojo asomando debajo del tricornio; el muñón de su pierna izquierda amputada, a la altura casi de la cadera, como lo detalla Stevenson...: este es el Silver el Largo que se me quedó grabado y que me ha acompañado desde entonces.
Solo echo en falta, sobre su hombro, a Capitán Flint, su loro verde gritando: "Piezas de a ocho! ¡Piezas de a ocho!"

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes30/7/11 13:12

    ¿ No será que le impreca ?
    " ¡ Loro maldito ! , que el mismísimo Satanás te cueza a fuego lento después de arrancarte la plumas una a una y quemarte el pico con el sulfuro y plomo ardiente de su vómito infernal . ¡Trae aquí mi pipa ! , engendro de gorrión. "
    A que será eso .

    ResponderEliminar
  2. Me estoy leyendo la isla del tesoro y me esta encantando. Ya aportaré otro comentario cuando la acabe. Que tengas unas buenas vacaciones! Saludos

    ResponderEliminar
  3. Existe una prehistoria de esta novela, escrita por el todoterreno asturiano Oscar Muñiz, titulada "La Verdadera Historia de la Isla del Tesoro", donde cuenta la vida marinera de John Silver y cómo llegó el tesoro a ser enterrado. Es una novela de piratas trepidante y maravillosamente escrita, aunque carente de un argumento de peso. Al final, resulta que la novela está narrada por el loro --me permito la licencia de contar el final porque la novela es inencontrable. David M.V.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Airin, y gracias David. Tuve el placer de conocer personalmente a Oscar Muñiz, y tengo un ejemplar de la novela que mencionas dedicada por él. De hecho ya la tenía en la lista para una próxima entrada sobre precuelas y secuelas de La isla del tesoro.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …