Ir al contenido principal

Tierra de batán

Fragmentos de tierra de batán (R. B. Mutha Exports)

La fuller's earth, tierra de batán o tierra de batanero, es un agregado de arcilla, de aspecto terroso, blando, de grano fino, de color pardo verdoso, azulado o amarillento, compuesto principalmente de esmectita hinchable del tipo montmorillonita. La tierra de batán se distingue de la arcilla ordinaria por su escasa plasticidad; es además untuosa al tacto y se adhiere a la lengua. Se raya con la uña, y da raya brillante. No forma pasta con el agua; sumergida en ella se deslíe y deshace en polvo. Es muy absorbente, y tradicionalmente se ha empleado para desengrasar la lana y clarificar el aceite. En España se la llama también tierra jabonosa o tierra de Segovia, porque abunda en esta provincia. En Estados Unidos es conocida como tierra de Florida; y en Gran Bretaña con el nombre de Fuller's earth se designa un nivel del Jurásico medio del sur de la isla.
Hacia el final del cuento "Puente de música, río de arena", de William Goyen, incluído en La misma sangre y otros cuentos, se lee (en la traducción de Esther Cross): "La gente de ese pueblo pobre vivía en las afueras de un molino inmundo que le soplaba encima algo llamado Tierra Fuller, que era como talco. Esa sustancia estaba en los techos, en el suelo y en los pulmones. Olía agrio y hacía arder los ojos." El término "Tierra Fulller" no es inglés ni español, pero después de la breve divagación anterior creo queda claro su significado.

Comentarios

  1. Anónimo26/5/13 0:00

    llegué hasta aquí averiguando sobre el uso en medicina de la tierra de fuller, esto es como adsorbente intestinal en intoxicaciones con herbicidas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…