Ir al contenido principal

Tierra de batán

Fragmentos de tierra de batán (R. B. Mutha Exports)

La fuller's earth, tierra de batán o tierra de batanero, es un agregado de arcilla, de aspecto terroso, blando, de grano fino, de color pardo verdoso, azulado o amarillento, compuesto principalmente de esmectita hinchable del tipo montmorillonita. La tierra de batán se distingue de la arcilla ordinaria por su escasa plasticidad; es además untuosa al tacto y se adhiere a la lengua. Se raya con la uña, y da raya brillante. No forma pasta con el agua; sumergida en ella se deslíe y deshace en polvo. Es muy absorbente, y tradicionalmente se ha empleado para desengrasar la lana y clarificar el aceite. En España se la llama también tierra jabonosa o tierra de Segovia, porque abunda en esta provincia. En Estados Unidos es conocida como tierra de Florida; y en Gran Bretaña con el nombre de Fuller's earth se designa un nivel del Jurásico medio del sur de la isla.
Hacia el final del cuento "Puente de música, río de arena", de William Goyen, incluído en La misma sangre y otros cuentos, se lee (en la traducción de Esther Cross): "La gente de ese pueblo pobre vivía en las afueras de un molino inmundo que le soplaba encima algo llamado Tierra Fuller, que era como talco. Esa sustancia estaba en los techos, en el suelo y en los pulmones. Olía agrio y hacía arder los ojos." El término "Tierra Fulller" no es inglés ni español, pero después de la breve divagación anterior creo queda claro su significado.

Comentarios

  1. Anónimo26/5/13 0:00

    llegué hasta aquí averiguando sobre el uso en medicina de la tierra de fuller, esto es como adsorbente intestinal en intoxicaciones con herbicidas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).