Ir al contenido principal

El tamaño de la soledad


La lámina que figura arriba se halla en el frontispicio del libro de Austin Dobson A Bookman's Budget (Oxford University Press, segunda impresión, 1917). Se trata de un grabado al cobre de Willliam Blake a partir de un dibujo del pintor polaco Daniel Chodowiecki. La leyenda reza: "¡CUÁN TRISTE ES LA VIDA SIN UN AMIGO!". El grabado apareció originalmente en el volumen III de Elements of Morality, for the Use of Children, del reverendo Christian Gotthilf Salzmann, editado en 1791 por Joseph Johnson. Mary Wollstonecraft lo tradujo.
El grabado representa a un niño recostado sobre un cojín en una esquina de un gran sofá, con su cabeza reposando sobre su mano izquierda. "La sensación de soledad -escribe Dobson- se agranda por el tamaño del sofá, en contraste con su diminuto ocupante; así como por la forma alargada de la estampa, que acentúa el enorme vacío de la estancia austeramente amueblada."

Comentarios

  1. Como siempre que leo los artículos del blog saco partido. Enhorabuena, el sitio web se ha convertido para mí en una referencia. Podré estar o no de acuerdo con algunos planteamientos pero siempre es enriquecedor leer los artículos colgados. Felicidades nuevamente, seguid así y animo a la gente a que participe con sus comentarios en este tipo de sitios educativos porque la verdad es que son de un valor enorme en esta época de internet.
    Ánimo y suerte con las publicaciones, os seguiré

    ResponderEliminar
  2. Gracias porel comenmtario.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).