Ir al contenido principal

El soñador

El poder de los sueños: ¿RLS en el bauprés de la Hispaniola?

Una vez, hace muchos años, quise escribir una poesía en alabanza a Robert L. Stevenson. Del poema en cuestión solo recuerdo este pareado: "Stevenson era un soñador,/soñó de niño y de mayor." Resulta fácil deducir que un servidor no estaba precisamente tocado por el estro poético, por lo que en consecuencia mis preferencias a la hora de escribir acabaron inclinándome hacia el cultivo de la prosa. Tiempo después, leyendo su libro A través de las praderas me topé con un ensayo que se titulaba "Un capítulo sobre los sueños". Supe entonces que, si bien la hechura de aquellos versos adolescentes era manifiestamente mejorable, el fondo seeguía siendo cierto: Stevenson fue un soñador.
En el mencionado ensayo, el autor habla de cómo muchas de las historias que luego plasmaría en sus cuentos y novelas, le surgieron de entre los sueños. Cuenta que en sus años de estudiante en la universidad de Edimburgo adquirió la costumbre de empezar a dormir contándose a sí mismo historias, de manera que "la gente menuda (little people) que dirige el teatro interior del hombre" hiciese su cometido dando forma a las mismas.
¿Quienes eran estos pequeños entes? Stevenson nos da la respuesta: son sus duendes (brownies) "que me hacen la mitad de mi trabajo mientras duermo y que, muy probablemente, hacen también el resto cuando estoy bien despierto y creo fervorosamente hacerlo yo mismo. La parte hecha cuando duermo es innegablemente la de los duendes; pero la realizada cuando estoy levantado no es necesearioamente mía, pues todo parece indicar que los duendes, incluso entonces, han puesto ahí su mano."
No cabe duda: Stevenson fue un soñador que, con la ayuda de sus insomnes duendecillos, supo sacar provecho de sus sueños. Para vigilia nuestra.

Comentarios

  1. Por esa razón RLS es uno de mis escritores favoritos. El ripio es tan malo como exacto.

    Pues yo me voy de vacaciones con parte de los sueños de RLS.

    ResponderEliminar
  2. Viaje y un poco de RLS. ¡No es mala combinación para unas vacaciones!

    ResponderEliminar
  3. La fotografía es emocionante. Recuerdo Catriona, David Balfour y sus correrías por los brezales. El final de sus aventuras cerca de Edimburgo con Alan Stewart. ¿Se llamaba así?.

    Saludos de su lector y gracias por este documento de RLS.

    ResponderEliminar
  4. Correcto: Alan Breck Stewart, el compañero de correrías jacobita de David Balfour. ¡Inolvidable pareja!
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).