Ir al contenido principal

El borametz

Ilustración del borametz o cordero vegetal
(The Travels of sir John Mandeville, Dover Publications, 1964)

Extraña criatura, el borametz. Híbrido de vegetal y animal, desde la antigüedad numerosos viajeros han mencionado la existencia del llamado cordero vegetal, cordero de la Tartaria, agnus Scythicus o borametz (en ruso, cordero). Jean de Mandeville lo sitúa en las montañas caspianas. Otros viajeros posteriores, de viaje por Rusia, como Sigismund von Herberstein, a principios del siglo XVI, y Adam Ölschläger u Olearius, en la siguiente centuria, también hablan de esta curiosa planta-animal, de raras virtudes curativas. Éste último describe así al intrigante borametz:
"On nous assura qu'auprès de Samara, entre le Volga et le Doa, il se trouve une sorte de melons, ou plutost de citrouilles, faite comme un agneau, dont ce fruit représente tous les membres, tenant à la terre par la souche que lui sert de nombril. En croissant il change de place, autant que sa souche le lui permet, & fait sécher l'herbe partout vers où il se tourne..." (A. Olearius, Voyages en Moscovie, Tartarie et Perse, Paris, 1656).

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…