Ir al contenido principal

El borametz

Ilustración del borametz o cordero vegetal
(The Travels of sir John Mandeville, Dover Publications, 1964)

Extraña criatura, el borametz. Híbrido de vegetal y animal, desde la antigüedad numerosos viajeros han mencionado la existencia del llamado cordero vegetal, cordero de la Tartaria, agnus Scythicus o borametz (en ruso, cordero). Jean de Mandeville lo sitúa en las montañas caspianas. Otros viajeros posteriores, de viaje por Rusia, como Sigismund von Herberstein, a principios del siglo XVI, y Adam Ölschläger u Olearius, en la siguiente centuria, también hablan de esta curiosa planta-animal, de raras virtudes curativas. Éste último describe así al intrigante borametz:
"On nous assura qu'auprès de Samara, entre le Volga et le Doa, il se trouve une sorte de melons, ou plutost de citrouilles, faite comme un agneau, dont ce fruit représente tous les membres, tenant à la terre par la souche que lui sert de nombril. En croissant il change de place, autant que sa souche le lui permet, & fait sécher l'herbe partout vers où il se tourne..." (A. Olearius, Voyages en Moscovie, Tartarie et Perse, Paris, 1656).

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…