Ir al contenido principal

Eduardo Elio


"Como por una parte el ejercicio de mi profesión me obliga a viajar constantemente, y como por ende mis aficiones literararias me inducen a leer mucho, no he podido resistir la tentación de escribir mis múltiples impresiones..." Así se expresa el ingeniero de caminos, canales y puertos D. Eduardo de Elio y de Lavalle en A vuela pluma (relatos varios), publicado por la Biblioteca Patria a primeros del siglo XX.
El librito en cuestión consta de 18 esbozos o apuntes, en los que deja buena muestra de su afición a la geología y en particular a la paleontología. Así, al visitar la comarca gerundense de las Guilleries, da noticia del hallazgo de un ejemplar de Hemilidaris crenularis; en su recorrido por tierras de Teruel descubre en la gruta de las Baticambres un Heteraster oblongus; y en la sima de san Pedro, cerca de la localidad de Ariño, descubre con alborozo un fósil que "fue examinado y clasificado por el notable geólogo P. Navás, de la Compañía de Jesús, y le llamó mucho la atención, felicitándome por haberlo encontrado y dándome escrita la clasificación que del mismo hizo. Es dicho ejemplar un gran trozo de ammonites insignis heterofillum, con la especialidad de llevar impresa en toda su superficie la huella de una floración de helechos."
Es de esperar que el naturalista Longinos Navás no marrara a la hora de identificar el mencionado fósil, como sí lo hizo D. Eduardo cuando, a continuación, en el mismo relato, nos dice los siguiente: "En el fondo lleva incrustada una geoda de calcita, piedra de origen eruptivo, cuya posición en el fósil que examinamos, está de perfecto acuerdo con la hipótesis antes sustentada, ya que pudo ser incrustada en la magma pastosa del fósil en formación, por la proyección de un trozo del mineral que la constituye en una erupción volcánica."

Comentarios

  1. Anónimo2/7/11 9:18

    Este tipo de hallazgos obliga a uno a estar alerta y no desdeñar nada de la inagotable Biblioteca Patria de buenas lecturas, por la que pasaron Carrere, Cansinos, P.L.Galvez y tantos otros. Felicidades. Y a seguir buscando. D.A.M.

    ResponderEliminar
  2. De morrocotudos podríamos calificar este tipo de hallazgos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…