Ir al contenido principal

Ifigenia, según Jovellanos

Portada de la traducción de la Ifigenia de Racine por Jovellanos

El último número de Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII, que edita el Instituto Feijoo del
Siglo XVIII, es un monográfico dedicado a la traducción al español de la Iphigenia, de Jean Racine, realizada por Gaspar Melchor de Jovellanos en 1769, "para uso de los Reales Sitios", como reza la portada del manuscrito conservado en la biblioteca del monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla.
El citado número monográfico, coordinado por Inmaculada Urzainqui, contiene, además de la edición crítica de la tragedia traducida por Jovellanos, una serie de artículos hechos por especialistas. Así, el recientemente fallecido René Andioc firma el estudio introductorio y la edición crítica; Farncisco Lafarga da cuenta de la traducción de tragedias francesas; Josep Maria Sala Valldaura analiza la Ifigenia dentro de la tragedia del siglo XVIII; Ana Cristina Tolivar Alas sigue la pista al documento encontrado en el monasterio de San Millán de la Cogolla; y Noelia García Díaz repasa las ediciones, traducciones y bibliografía del teatro de Jovellanos.
Una versión corregida de esta traducción, supuestamente hecha por Cándido María Trigueros con el título de Ifigenia en Aulide, fue puesta en escena en el teatro del Príncipe de Madrid en 1788. La representación estuvo a cargo del primer galán Antonio Robles en el papel de Aquiles; la sobresalienta Victoria Ferrer en el de Ifigenia; y la primera dama María del Rosario Fernández, alias la Tirana, en el de Clitemnestra. La obra, como recuerda Andioc, no fue un fracaso pero tampoco un éxito. Eso sí, las furiosas imprecaciones de la Tirana fueron muy celebradas por el distinguido público que asistió a la función.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…