Ir al contenido principal

Ifigenia, según Jovellanos

Portada de la traducción de la Ifigenia de Racine por Jovellanos

El último número de Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII, que edita el Instituto Feijoo del
Siglo XVIII, es un monográfico dedicado a la traducción al español de la Iphigenia, de Jean Racine, realizada por Gaspar Melchor de Jovellanos en 1769, "para uso de los Reales Sitios", como reza la portada del manuscrito conservado en la biblioteca del monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla.
El citado número monográfico, coordinado por Inmaculada Urzainqui, contiene, además de la edición crítica de la tragedia traducida por Jovellanos, una serie de artículos hechos por especialistas. Así, el recientemente fallecido René Andioc firma el estudio introductorio y la edición crítica; Farncisco Lafarga da cuenta de la traducción de tragedias francesas; Josep Maria Sala Valldaura analiza la Ifigenia dentro de la tragedia del siglo XVIII; Ana Cristina Tolivar Alas sigue la pista al documento encontrado en el monasterio de San Millán de la Cogolla; y Noelia García Díaz repasa las ediciones, traducciones y bibliografía del teatro de Jovellanos.
Una versión corregida de esta traducción, supuestamente hecha por Cándido María Trigueros con el título de Ifigenia en Aulide, fue puesta en escena en el teatro del Príncipe de Madrid en 1788. La representación estuvo a cargo del primer galán Antonio Robles en el papel de Aquiles; la sobresalienta Victoria Ferrer en el de Ifigenia; y la primera dama María del Rosario Fernández, alias la Tirana, en el de Clitemnestra. La obra, como recuerda Andioc, no fue un fracaso pero tampoco un éxito. Eso sí, las furiosas imprecaciones de la Tirana fueron muy celebradas por el distinguido público que asistió a la función.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.