Ir al contenido principal

El espeque

Ejemplar de La isla del tesoro de la Enciclopedia Pulga

Leí La isla del tesoro por primera vez en un ejemplar, que aún conservo, de la Enciclopedia Pulga, un "pequeño gran libro" de 7,5 x 10.5 cm, publicado en Barcelona por Ediciones G. P., con portada de Coll y traducción de J. Sirvent. Debía tener yo entonces la edad de Jim Hawkins, más o menos, y su lectura me dejó subyugado. (Durante un tiempo llevé el librito conmigo en el bolsillo -"el saber no ocupa lugar" era el lema de la colección- como si fuera un amuleto. De tanto en tanto lo sacaba, lo abría por alguna página y leía un párrafo).
Años después volví a leer la novela de Stevenson, esta vez en la edición de Seix Barral y traducción de Gaziel, pseudónimo del gran periodista y escritor Agustí Calvet. Me dio la impresión de que había pasajes que desconocía o no recordaba haber leído. Era como descubrir otra vez la novela.
La traducción de Gaziel, de 1922, es en general esplédida, al igual que los dibujos de Junceda que la ilustran, pero tienen algunas cosas que me chocaron. Solo en la primera página, en el párrafo inicial, en vez de decir "el caballero Trelawney", que es lo que viene, pone "el hidalgo de mi pueblo". ¿Por qué el traductor escamotea de entrada el nombre del squire? Misterio. Luego, unas líneas más abajo, dice "tomo la pluma en el año de gracia de 1763". ¿Cómo supo Gaziel el año preciso si el propio Stevenson ni siquiera aventura la década y simplemente lo deja 17..? Otro misterio.
Pero mi mayor sorpresa vino en el siguiente párrafo, cuando describe la llegada del "viejo lobo de mar" a la posada del Almirante Benbow, golpeando la puerta "con su bastón alto y delgado como un espeche artillero". ¿Espeche? Esto no estaba en el "pulga". El original dice: "With a bit of stick like a handspike". Nada dice de que el bastón sea "alto y delgado".
En cuanto a handspike busqué su significado pero me costó encontrarlo, pues en la mayoría de diccionarios que consulté no venía dicho vocablo. Al final pude saber lo que era: un espeque (no espeche); es decir, una palanca de madera, redonda por una extremidad y cuadrada por la otra, usada por los artilleros. Desde entonces cada vez que tengo a mano una edición en castellano de La isla del tesoro, miro si viene o no la palabra espeque. Algunas versiones eluden el citado término y optan por subrogados como "pedazo de palo" o "especie de bastón". Pero no es lo mismo. A mi me gustan con espeque.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes Heterónimos6/5/11 18:15

    Tengo algo que contarle Dr. Agustí Calvet ejerció de correponsal en las trincheras durante la I Guerra Mundial. Sin extenderme sólo explicaré que una tarde de abril se acercó a su barracón un soldado de los Fusileros Reales . De su macuto extrajo lo que resultó ser un viejo libro encuadernado en piel . Se lo entregó a Gaziel para que lo custodiara . Estaba convencido de que moriría a la mañana siguiente durante el asalto de rutina a las lineas enemigas . No se equivocó. El libro es un compendio de anotaciones manuscritas de lo que parece ser la puesta al día y estadillo de un inventario interminable.
    Traduzco como puedo. Nótese que el término handspike en el ámbito naútico puede denominar al cabestrante.
    " Espeque , prestado a RLS. No dejar tirado . "
    ¿ Viajó el espeque en la Hispaniola ?
    Pero ¿ de dónde venía ? Retengamos que La isla del tesoro aparece en 1883.
    Calvet se delata. En el libro del fusilero lee Gaziel que " a handspike is lent to Mr. Johnson for future and unknown yet purposses , May the forth seventeen hundred and sixty three"
    Todos conocemos la leyenda del diablo en la encrucijada ofreciendo la guitarra , el libro , el violín o el silbato de plata .
    Cien años después , aparece en un bote sobre el Támesis , de apariencia cuanto menos extraña " dirty and disreputable appearence " , tripulado por lo que parecen ser un padre y una hija . A bordo no llevan nada más que un poco de cuerda y un bichero oxidado y roñoso , " a rusty boathook."
    El espeque se reutilizó como bichero en Our Mutual Friend de Dickens.
    Ahora bien : lo que parece claro es que el faústico tramoyista viaja por el tiempo a su antojo. ¿ Qué hizo Gaziel con el libro ? ¿ Su angélico pseudónimo era una protección , un aviso para conjurados ? ¿ Cómo le robaron el libro al tramoyista , si es que se lo robaron? ¿ Samuel Johnson era un diablo ? ¿ Realmente la culpa de todo la tiene Yoko Ono ? Dr. , que quede entre nosotros , pero creo que el Dr. Boix guarda el inventario del revés de la trama en el botiquín. Le he echado un vistazo , lo que gastaban en pipas y tabaco no lo quiera usted saber. No se chive que me compromete.

    ResponderEliminar
  2. D. Lupo, me ha dejado usted impresionado con la misteriosa red "espequiana". De veras: Su comentario justifica (y más) la propia entrada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…