Ir al contenido principal

El espeque

Ejemplar de La isla del tesoro de la Enciclopedia Pulga

Leí La isla del tesoro por primera vez en un ejemplar, que aún conservo, de la Enciclopedia Pulga, un "pequeño gran libro" de 7,5 x 10.5 cm, publicado en Barcelona por Ediciones G. P., con portada de Coll y traducción de J. Sirvent. Debía tener yo entonces la edad de Jim Hawkins, más o menos, y su lectura me dejó subyugado. (Durante un tiempo llevé el librito conmigo en el bolsillo -"el saber no ocupa lugar" era el lema de la colección- como si fuera un amuleto. De tanto en tanto lo sacaba, lo abría por alguna página y leía un párrafo).
Años después volví a leer la novela de Stevenson, esta vez en la edición de Seix Barral y traducción de Gaziel, pseudónimo del gran periodista y escritor Agustí Calvet. Me dio la impresión de que había pasajes que desconocía o no recordaba haber leído. Era como descubrir otra vez la novela.
La traducción de Gaziel, de 1922, es en general esplédida, al igual que los dibujos de Junceda que la ilustran, pero tienen algunas cosas que me chocaron. Solo en la primera página, en el párrafo inicial, en vez de decir "el caballero Trelawney", que es lo que viene, pone "el hidalgo de mi pueblo". ¿Por qué el traductor escamotea de entrada el nombre del squire? Misterio. Luego, unas líneas más abajo, dice "tomo la pluma en el año de gracia de 1763". ¿Cómo supo Gaziel el año preciso si el propio Stevenson ni siquiera aventura la década y simplemente lo deja 17..? Otro misterio.
Pero mi mayor sorpresa vino en el siguiente párrafo, cuando describe la llegada del "viejo lobo de mar" a la posada del Almirante Benbow, golpeando la puerta "con su bastón alto y delgado como un espeche artillero". ¿Espeche? Esto no estaba en el "pulga". El original dice: "With a bit of stick like a handspike". Nada dice de que el bastón sea "alto y delgado".
En cuanto a handspike busqué su significado pero me costó encontrarlo, pues en la mayoría de diccionarios que consulté no venía dicho vocablo. Al final pude saber lo que era: un espeque (no espeche); es decir, una palanca de madera, redonda por una extremidad y cuadrada por la otra, usada por los artilleros. Desde entonces cada vez que tengo a mano una edición en castellano de La isla del tesoro, miro si viene o no la palabra espeque. Algunas versiones eluden el citado término y optan por subrogados como "pedazo de palo" o "especie de bastón". Pero no es lo mismo. A mi me gustan con espeque.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes Heterónimos6/5/11 18:15

    Tengo algo que contarle Dr. Agustí Calvet ejerció de correponsal en las trincheras durante la I Guerra Mundial. Sin extenderme sólo explicaré que una tarde de abril se acercó a su barracón un soldado de los Fusileros Reales . De su macuto extrajo lo que resultó ser un viejo libro encuadernado en piel . Se lo entregó a Gaziel para que lo custodiara . Estaba convencido de que moriría a la mañana siguiente durante el asalto de rutina a las lineas enemigas . No se equivocó. El libro es un compendio de anotaciones manuscritas de lo que parece ser la puesta al día y estadillo de un inventario interminable.
    Traduzco como puedo. Nótese que el término handspike en el ámbito naútico puede denominar al cabestrante.
    " Espeque , prestado a RLS. No dejar tirado . "
    ¿ Viajó el espeque en la Hispaniola ?
    Pero ¿ de dónde venía ? Retengamos que La isla del tesoro aparece en 1883.
    Calvet se delata. En el libro del fusilero lee Gaziel que " a handspike is lent to Mr. Johnson for future and unknown yet purposses , May the forth seventeen hundred and sixty three"
    Todos conocemos la leyenda del diablo en la encrucijada ofreciendo la guitarra , el libro , el violín o el silbato de plata .
    Cien años después , aparece en un bote sobre el Támesis , de apariencia cuanto menos extraña " dirty and disreputable appearence " , tripulado por lo que parecen ser un padre y una hija . A bordo no llevan nada más que un poco de cuerda y un bichero oxidado y roñoso , " a rusty boathook."
    El espeque se reutilizó como bichero en Our Mutual Friend de Dickens.
    Ahora bien : lo que parece claro es que el faústico tramoyista viaja por el tiempo a su antojo. ¿ Qué hizo Gaziel con el libro ? ¿ Su angélico pseudónimo era una protección , un aviso para conjurados ? ¿ Cómo le robaron el libro al tramoyista , si es que se lo robaron? ¿ Samuel Johnson era un diablo ? ¿ Realmente la culpa de todo la tiene Yoko Ono ? Dr. , que quede entre nosotros , pero creo que el Dr. Boix guarda el inventario del revés de la trama en el botiquín. Le he echado un vistazo , lo que gastaban en pipas y tabaco no lo quiera usted saber. No se chive que me compromete.

    ResponderEliminar
  2. D. Lupo, me ha dejado usted impresionado con la misteriosa red "espequiana". De veras: Su comentario justifica (y más) la propia entrada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.