Ir al contenido principal

Berbiguier

Monsieur Berbiguier asediado por los duendes

Alexis-Vincent-Charles Berbiguier de Terre-Neuve du Thym (1765-1851) tuvo en vida un grave problema: veía duendes por todas partes y éstos no le dejaban en paz.
Sus cuitas y batallas con los duendes las cuenta Berbiguier en Les farfadets, ou tous les démons ne sont pas de l'autre monde, publicado en París, en tres tomos, entre 1818 y 1820. Es uno de los libros autobiográficos más alucinantes que se hayan escrito. A lo largo de sus páginas Berbiguier, autonombrado "azote de los duendes", nos cuenta su vida constantemente hostigada por estos seres diabólicos, enviados por Belcebú para fastidiarle.
Berbiguier solo temía más a las mujeres que a los farfadets, y en el capítulo 68 de su libro nos recuerda que una vez una señorita -sin duda un duende travestido en fémina- le embrujó tocándole tan solo los dos muslos con sus manos. A este respecto el Diccionario infernal de Collin de Plancy dice:
"Pero si Mr. Berbiguier no ama a las mujeres, quiere mucho a su ardilla, pues cuenta que un día la pobre, perseguida por los duendes, se refugió debajo de su birrete de algodón, y cree que se llegará a decir Berbiguier y su ardilla, así como se dice san Roque y su perro, tanto más cuanto dicha ardilla muere en el capítulo 16 del tomo 2º asesinada por los duendes, porque en el capítulo 11 Berbiguier les había impedido turbar la fiesta real del año 1818."

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).