Ir al contenido principal

Monstruo heptacéfalo


A mediados del siglo XVII se tuvo noticia de la aparición en Cerdeña de un monstruo humanoide de siete cabezas, siete brazos, grandes orejas y patas terminadas en pezuñas. Informaciones posteriores situaron el monstruo no en la isla mediterránea sino en la comarca de la Cerdaña y también en el Canigó, en el Rosellón. Tal parece deducirse de un impreso anónimo salido de la imprenta madrileña de Diego Díaz, fechado en 1654, y cuyo encabezamiento reza: Copia de una carta embiada (sic) de la ciudad de Girona de 20 de Octubre, a un correspondiente de esta Corte, en que se le da cuenta de un prodigioso Monstruo que fue hallado, y preso en los Montes de Zardaña (sic).
La carta va a compañada de un retrato del citado engendro, y en ella se dan algunos detalles descriptivos. A saber:

Es de estatura de un hombre muy robusto y rehecho de facciones, con siete cabeças y la principal que se ve de cara con un ojo en medio de la frente y las demás con dos ojos cada una, en su lugar natural, orejas de burro y por la dicha cabeça principal haze las acciones como comer y beber y clamar, que lo haze con un extraordinario y espantoso bramido, las demás cabeças se menean, y ven (...) De medio abajo es como un sátiro, con los pies de cabra y hendidos. Del sexo no haze mención...

Según Ana María Carabias, en "Cosmografía y literatura fantástica en el siglo XVII", estos hechos causaron gran sorpresa en D. Pedro Valero Díaz, estudiante salmantino del Colegio Mayor de Oviedo, que envió una copia manuscrita del mismo a su antiguo compañero de colegio, D. Lorenzo Ramírez de Prado; recordándole, de paso, que otro compañero suyo, D. Francisco Mendoza, tenía sus expectativas puestas en la dotación de una cátedra de Decretales de la Universidad, la cual debía otorgar Ramírez de Prado en su calidad de miembro del Consejo encargado de este tipo de nombramientos.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. s muy propia del barroco esta afición por los seres prodigiosos. Creo recordar que Jerónimo de Barrionuevo en sus avisos menciona algunos casos.

    Y junto a esto decirle que tiene usted un blog interesantísimo.

    Y, por mi parte, un nuevo lector.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por su comentario.
    En efecto, parece que en tiempos de decadencia, proliferan los monstruos de todo tipo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué la fascinación del 7? al menos desde la Biblia "setenta veces siete" y el candelabro de siete brazos. En un blog que suelo mirar pseudopodo.wordpress.com uno de los últimos posts se llama siete sietes (espero que le caigan bien los físicos)
    Pero ¿Barroco tiempo de decadencia o en particular España segunda mitad del XVII?

    ResponderEliminar
  5. Que el número siete tiene su carga simbólica me parece evidente, pero desconozco cuál es el significado concreto en este caso.
    En cuanto a la decadencia, me refería a la de la España de la segunda mitad del XVII, no a la del barroco en general, aunque el arte barroco, con toda su exuberancia y teatralidad sirve muy bien para tapar miserias, creo yo.

    ResponderEliminar
  6. Cuán caprichosa es la naturaleza...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).