Ir al contenido principal

Monstruo heptacéfalo


A mediados del siglo XVII se tuvo noticia de la aparición en Cerdeña de un monstruo humanoide de siete cabezas, siete brazos, grandes orejas y patas terminadas en pezuñas. Informaciones posteriores situaron el monstruo no en la isla mediterránea sino en la comarca de la Cerdaña y también en el Canigó, en el Rosellón. Tal parece deducirse de un impreso anónimo salido de la imprenta madrileña de Diego Díaz, fechado en 1654, y cuyo encabezamiento reza: Copia de una carta embiada (sic) de la ciudad de Girona de 20 de Octubre, a un correspondiente de esta Corte, en que se le da cuenta de un prodigioso Monstruo que fue hallado, y preso en los Montes de Zardaña (sic).
La carta va a compañada de un retrato del citado engendro, y en ella se dan algunos detalles descriptivos. A saber:

Es de estatura de un hombre muy robusto y rehecho de facciones, con siete cabeças y la principal que se ve de cara con un ojo en medio de la frente y las demás con dos ojos cada una, en su lugar natural, orejas de burro y por la dicha cabeça principal haze las acciones como comer y beber y clamar, que lo haze con un extraordinario y espantoso bramido, las demás cabeças se menean, y ven (...) De medio abajo es como un sátiro, con los pies de cabra y hendidos. Del sexo no haze mención...

Según Ana María Carabias, en "Cosmografía y literatura fantástica en el siglo XVII", estos hechos causaron gran sorpresa en D. Pedro Valero Díaz, estudiante salmantino del Colegio Mayor de Oviedo, que envió una copia manuscrita del mismo a su antiguo compañero de colegio, D. Lorenzo Ramírez de Prado; recordándole, de paso, que otro compañero suyo, D. Francisco Mendoza, tenía sus expectativas puestas en la dotación de una cátedra de Decretales de la Universidad, la cual debía otorgar Ramírez de Prado en su calidad de miembro del Consejo encargado de este tipo de nombramientos.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. s muy propia del barroco esta afición por los seres prodigiosos. Creo recordar que Jerónimo de Barrionuevo en sus avisos menciona algunos casos.

    Y junto a esto decirle que tiene usted un blog interesantísimo.

    Y, por mi parte, un nuevo lector.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por su comentario.
    En efecto, parece que en tiempos de decadencia, proliferan los monstruos de todo tipo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué la fascinación del 7? al menos desde la Biblia "setenta veces siete" y el candelabro de siete brazos. En un blog que suelo mirar pseudopodo.wordpress.com uno de los últimos posts se llama siete sietes (espero que le caigan bien los físicos)
    Pero ¿Barroco tiempo de decadencia o en particular España segunda mitad del XVII?

    ResponderEliminar
  5. Que el número siete tiene su carga simbólica me parece evidente, pero desconozco cuál es el significado concreto en este caso.
    En cuanto a la decadencia, me refería a la de la España de la segunda mitad del XVII, no a la del barroco en general, aunque el arte barroco, con toda su exuberancia y teatralidad sirve muy bien para tapar miserias, creo yo.

    ResponderEliminar
  6. Cuán caprichosa es la naturaleza...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori