Ir al contenido principal

Erasmus Darwin

"Esquema de una supuesta sección de la Tierra con respecto
a la disposición
de sus estratos, sin tener en cuenta sus proporciones o número"
(Erasmus Darwin, The Economuy of Vegetation, nota XXIV)

Erasmus Darwin (1731-1802) fue, además de abuelo de Charles Darwin, un hombre genial. Médico de profesión, perteneció a la Lunar Society de Birmingham, una de los motores intelectuales de la Revolución Industrial en Inglaterra. Tuvo estrechas relaciones con eminentes personalidades como Franklin, Wedgwood, Priestley o Watt. Inventó ingeniosos artilugios mecánicos, entre ellos una máquina parlante. Su tratado médico Zoonomia (1794-1796) le catapultó a las más altas cimas de su profesión. En The Temple of Nature (1803) anticipa la evolución biológica al plantear el desarrollo de la vida en nuestro planeta, desde los seres microscópicos de los mares primitivos a los humanos, pasando por peces, anfibios y reptiles.
Hacia el final de su vida alcanzó fama de gran poeta con sus largos poemas didácticos, como The Botanic Garden, que fueron muy leídos en su tiempo e influyeron en poetas como Blake, Wordsworth, Coleridge o Shelley. Era una persona de gran vitalidad, extremadamente amigable y con gran sentido del humor. Tuvo dos esposas y catorce hijos. Era tan obeso que tuvieron que hacer un semicírculo en la mesa del comedor para que pudiese sentarse cómodamente.
Sus conocimientos enciclopédicos abarcaban varias ramas del saber: física, química, meteorología, biología, geología... En esta última faceta Erasmus Darwin aprendió mucho de sus amigos geólogos, especialmente de James Huttton. En una nota de The Economy of Vegetation (1792), segunda parte de The Botanic Garden, ofreció Darwin su idea de la estructura de la Tierra, no muy alejada del pensamiento dominante en su tiempo. A saber: un núcleo supuestamente formado por lava en un estado semifluido bajo diversos nombres, granito, pórfido, basaltos... Sobre este núcleo, una vez cubierto por el océano, se irían formando los sucesivos lechos de calizas, arcillas, areniscas y otras rocas estratificadas. Los volcanes se encargarían de expeler al exterior la lava fundida por los fuegos centrales. Fuegos que, hace mucho tiempo, habrían reventado dando lugar a islas, continentes y arrojando al espacio lo que luego sería Luna. (Hipótesis esta última, la del origen de nuestro satélite por "fisión" de la Tierra, que sería más tarde retomada y puesta al día por su bisnieto Darwin).

Comentarios

  1. Una influencia sobre Shelley que se extendería a Mary Shelley y su Frankenstein, al menos según Maurice Hindle (Penguin Classics, 1985). Lástima que la inútil polémica de las dos culturas a mediados del siglo XX nos haya privado de la fructífera relación ciencia-filosofía natural-arte de la Inglaterra "gótica" de 1790/1820.
    Por cierto que el diagrama me recuerda al mapa de gravedad terrestre en forma de patata que anuncian ahora como lo último.
    Casualidades/causalidades

    ResponderEliminar
  2. En la Ilustración todavía encontramos, con naturalidad, mentes preclaras a la vez científicas y humanísticas. Esto se rompe en el siglo XIX. Creo que con ello hemos perdido sobre todo curiosidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Dementes28/4/11 11:56

    Buenas Dr. Alguien se dejó olvidado en la sala de visitas Ararat , de Frank Westerman . Lo estoy disfrutando como un loco ( sic ) , quizá la curiosidad no se halla perdido tanto . ¿ Para cuando la reseña de Robert C. Wilson ? No lo digo con ánimo inquisitorio , sólo curiosidad.

    ResponderEliminar
  4. No he leído Ararat de Frank Westerman, pero tomo nota. En cuanto a Robert C. Wilson leí Darwinia pero ahora no tengo a mano el libro. A ver si lo retomo en el verano.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/6/14 11:27

    Erasmus Darwin para sus investigaciones se inspiro en Jean Baptiste Lamarck pero lamar a quien siguio porque publico investigaciones con teorias de otras oersonas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…