Ir al contenido principal

Erasmus Darwin

"Esquema de una supuesta sección de la Tierra con respecto
a la disposición
de sus estratos, sin tener en cuenta sus proporciones o número"
(Erasmus Darwin, The Economuy of Vegetation, nota XXIV)

Erasmus Darwin (1731-1802) fue, además de abuelo de Charles Darwin, un hombre genial. Médico de profesión, perteneció a la Lunar Society de Birmingham, una de los motores intelectuales de la Revolución Industrial en Inglaterra. Tuvo estrechas relaciones con eminentes personalidades como Franklin, Wedgwood, Priestley o Watt. Inventó ingeniosos artilugios mecánicos, entre ellos una máquina parlante. Su tratado médico Zoonomia (1794-1796) le catapultó a las más altas cimas de su profesión. En The Temple of Nature (1803) anticipa la evolución biológica al plantear el desarrollo de la vida en nuestro planeta, desde los seres microscópicos de los mares primitivos a los humanos, pasando por peces, anfibios y reptiles.
Hacia el final de su vida alcanzó fama de gran poeta con sus largos poemas didácticos, como The Botanic Garden, que fueron muy leídos en su tiempo e influyeron en poetas como Blake, Wordsworth, Coleridge o Shelley. Era una persona de gran vitalidad, extremadamente amigable y con gran sentido del humor. Tuvo dos esposas y catorce hijos. Era tan obeso que tuvieron que hacer un semicírculo en la mesa del comedor para que pudiese sentarse cómodamente.
Sus conocimientos enciclopédicos abarcaban varias ramas del saber: física, química, meteorología, biología, geología... En esta última faceta Erasmus Darwin aprendió mucho de sus amigos geólogos, especialmente de James Huttton. En una nota de The Economy of Vegetation (1792), segunda parte de The Botanic Garden, ofreció Darwin su idea de la estructura de la Tierra, no muy alejada del pensamiento dominante en su tiempo. A saber: un núcleo supuestamente formado por lava en un estado semifluido bajo diversos nombres, granito, pórfido, basaltos... Sobre este núcleo, una vez cubierto por el océano, se irían formando los sucesivos lechos de calizas, arcillas, areniscas y otras rocas estratificadas. Los volcanes se encargarían de expeler al exterior la lava fundida por los fuegos centrales. Fuegos que, hace mucho tiempo, habrían reventado dando lugar a islas, continentes y arrojando al espacio lo que luego sería Luna. (Hipótesis esta última, la del origen de nuestro satélite por "fisión" de la Tierra, que sería más tarde retomada y puesta al día por su bisnieto Darwin).

Comentarios

  1. Una influencia sobre Shelley que se extendería a Mary Shelley y su Frankenstein, al menos según Maurice Hindle (Penguin Classics, 1985). Lástima que la inútil polémica de las dos culturas a mediados del siglo XX nos haya privado de la fructífera relación ciencia-filosofía natural-arte de la Inglaterra "gótica" de 1790/1820.
    Por cierto que el diagrama me recuerda al mapa de gravedad terrestre en forma de patata que anuncian ahora como lo último.
    Casualidades/causalidades

    ResponderEliminar
  2. En la Ilustración todavía encontramos, con naturalidad, mentes preclaras a la vez científicas y humanísticas. Esto se rompe en el siglo XIX. Creo que con ello hemos perdido sobre todo curiosidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Dementes28/4/11 11:56

    Buenas Dr. Alguien se dejó olvidado en la sala de visitas Ararat , de Frank Westerman . Lo estoy disfrutando como un loco ( sic ) , quizá la curiosidad no se halla perdido tanto . ¿ Para cuando la reseña de Robert C. Wilson ? No lo digo con ánimo inquisitorio , sólo curiosidad.

    ResponderEliminar
  4. No he leído Ararat de Frank Westerman, pero tomo nota. En cuanto a Robert C. Wilson leí Darwinia pero ahora no tengo a mano el libro. A ver si lo retomo en el verano.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/6/14 11:27

    Erasmus Darwin para sus investigaciones se inspiro en Jean Baptiste Lamarck pero lamar a quien siguio porque publico investigaciones con teorias de otras oersonas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.