Ir al contenido principal

El amigo Colvin

Sir Sidney Colvin (1845-1927)

En el verano de 1873 Robert Louis Stevenson viajó a Cockfield, Suffolk, para pasar una temporada en casa de su prima Maud Wlson, que estaba casada con el reverendo Churchill Babington. En la casa parroquial conoció Stevenson a la señora Frances "Fanny" Sitwell, una dama que estaba separada de su marido y era una gran aficionada a las letras. Como diría más tarde el propio Stevenson, el mayor placer de Mrs. Sitwell era "descubrir jóvenes talentos". Mrs. Sitwell le comentó a su amigo y mentor Sidney Colvin que había conocido a un joven genio; y Mr. Colvin se trasladó rápidamente a Cockfield con la intención de conocerle.
Colvin tenía solo cinco años más que Stevenson, pero parecía mucho mayor. Era crítico de arte y literatura y acababa de ocupar la cátedra Slade de Bellas Artes en la universidad de Cambridge. Miembro del Savile Club, se movía bien entre los medios intelectuales y artísticos londinenses. Tenía fama de circunspecto y mojigato. De su primer encuentro con RLS son estas impresiones incluídas en Memories and Notes of Persons and Places (1921): "...me recibió en el andén un jovencito imberbe con levita de terciopelo y sombrero de paja (...) No me extrañó lo que supe enseguida; que unos días antes, sólo una hora después de aparecer por primera vez en la casa parroquial con la mochila a cuestas, les había encandilado a todos". Y Colvin no fue una excepción a dicho "encandilamiento". Desde el principio ayudó al joven escritor a colocar cuentos y artículos en revistas y a buscar editor para sus novelas. En reciprocidad, RLS siempre se mostró en deuda con Colvin: "Si soy lo que soy y estoy donde estoy... suyo es el mérito. Fue él quien me allanó el camino de las letras".
Colvin pasó a ser uno de los amigos más fieles de Stevenson hasta el final de sus días. Tras su muerte editó Islas del Sur, así como su correspondencia. En 1903 Sidney Colvin se casó con su vieja amiga Fanny Sitwell, ya viuda y después de años de discreto romance. Lo hicieron de forma estrictamente reservada en la iglesia de Marylebone, la misma en la que se había casado su difunto amigo Robert Browning con Elizabeth Barrett. Entre los cuatro invitados a la boda estaba Henry James. Todos ellos habían recibido instrucciones de acceder a la iglesia por la puerta lateral, con traje de calle, para no llamar la atención. El novio tenía cincuenta y ocho años, la novia sesenta y cuatro. Para entonces, los Colvin tenían ya otro talento al que cultivar. Su nombre: Joseph Conrad.

Comentarios

  1. ¡Vaya ojo! Y por lo que nos cuenta, los Colvin fueron un ejemplo de discreción y elegancia en las relaciones con sus patrocinados.

    ResponderEliminar
  2. Sí, podría hablarse de una pareja de cazadores de talentos y mentores, una figura que no sé si existe todavía. Lo que hay ahora son agentes literarios, que no es lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya! y nadie piensa en el pobre reverendo Albert Hurt Sitwell, el marido cornudo, que debió quedar muy "hurt". Por cierto ¿sería familia de los Sitwell (Edith, Osbert, Sacheverel) ? porque entonces "el mundo es un pañuelo". En todo caso "Excéntricos Ingleses" de E. Sitwell es una maravilla.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso: la mujer con quien más tarde se casaría Stevenson también se llamaba Fanny y también tenía un marido con el que se llevaba mal cuando se conocieron.
    Desconozco si Fanny Sitwell era familia de los "Sitwell brothers", pero no me extrañaría. (Entre excéntricos anda el juego)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…