Ir al contenido principal

Las cosas tal como son

El poeta leridano Màrius Torres (1910-1942)


¿Mi ideal? Ser rico, no tener patria, amar a una mujer imposible.
Notas para mi autorretrato (31/XII/1936)

Cuando todo eso haya pasado, ¡qué diferentes seremos de antes! Y otros han sufrido todavía más. Esta pobre gente de Oviedo, de Granada, de Sevilla... La guerra habrá devastado España. Anchas regiones habrán quedado cubiertas de ruinas. Pero aún habrá más ruinas en los cuerpos de la gente. Y la reconstrucción de sentimientos, de solidaridad social y nacional, será todavía más difícil que la de las ciudades y los pueblos.
Dietari para Víctor (17/IX/1936)

"Cuando un gran dolor os abata", aconsejaba Turguenev a los escritores, "no lloréis, no os desesperéis. Coged papel y pluma y escribid: Me ha pasado tal y tal cosa; siento esto y aquello. El gran dolor se desvanece y la página excelente queda". El consejo es sabio. Pero difícil de seguir (...) Es muy posible que de aquí a un año todavía no esté muerto. Probablemente, quiero creerlo, mis lesiones habrán mejorado un poco, y me permitirán una actividad más regular. ¿Por qué no escribir entonces, lo que puedo escribir ahora? No es muy probable que mi estado de ánimo cambie. Se habrán acentuado un poco, tal vez, la renuncia y el autismo. El proceso anímico que comporta una enfermedad de este tipo habrá progresado de la manera usual. Me sentiré todavía más desligado del mundo de los demás, más alejado de toda clase de instinto social o de trabajo, seré más tierno, más sensible y más maniático. Pero, al fin y a al cabo, no seré nada diferente al Màrius de hoy, porque ya hoy llevo en germen -de una manera no del todo inconsciente-, el Màrius de mañana.
"Reflexiones sobre el hecho de escribir" (6/X/1937)

En general, leo muy poco. Hace días que arrastro las obras completas (un volumen) de San Juan de la Cruz, y todavía no he leído ni el prólogo. No leo a diario y escucho la radio muy de cuando en cuando. Veo pasar delante de mis ojos y de mi olfato esta primavera que todo el mundo decía que había de ser tan decisiva y que se está acabando sin que nada se aclare.... De vez en cuando siento alguna voz que murmura.
"Carta a la familia Torres" (1/VI/1942)

Y si no hay nada de nuevo, creo que no volveré a escribir. Un abrazo de Màrius.
"Carta a Mercè Figueras" (1/XII/1942)


(Màrius Torres, Les coses tal com son. Apunts per a un retrat intelectual, Acontravent, Barcelona, 2011. Edición a cargo de Jordi Juliá y Pere Ballart. Traducción: J.O.)

Comentarios

  1. Llop Udolant i Sons Folls14/3/11 16:50

    Encara fa mal de llegir . Dolç i punyent.

    ResponderEliminar
  2. Certr: dolç i punyent; i també dur i tendre alhora. Així és Màrius Torres.

    ResponderEliminar
  3. encanta aixo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…