Ir al contenido principal

Las cosas tal como son

El poeta leridano Màrius Torres (1910-1942)


¿Mi ideal? Ser rico, no tener patria, amar a una mujer imposible.
Notas para mi autorretrato (31/XII/1936)

Cuando todo eso haya pasado, ¡qué diferentes seremos de antes! Y otros han sufrido todavía más. Esta pobre gente de Oviedo, de Granada, de Sevilla... La guerra habrá devastado España. Anchas regiones habrán quedado cubiertas de ruinas. Pero aún habrá más ruinas en los cuerpos de la gente. Y la reconstrucción de sentimientos, de solidaridad social y nacional, será todavía más difícil que la de las ciudades y los pueblos.
Dietari para Víctor (17/IX/1936)

"Cuando un gran dolor os abata", aconsejaba Turguenev a los escritores, "no lloréis, no os desesperéis. Coged papel y pluma y escribid: Me ha pasado tal y tal cosa; siento esto y aquello. El gran dolor se desvanece y la página excelente queda". El consejo es sabio. Pero difícil de seguir (...) Es muy posible que de aquí a un año todavía no esté muerto. Probablemente, quiero creerlo, mis lesiones habrán mejorado un poco, y me permitirán una actividad más regular. ¿Por qué no escribir entonces, lo que puedo escribir ahora? No es muy probable que mi estado de ánimo cambie. Se habrán acentuado un poco, tal vez, la renuncia y el autismo. El proceso anímico que comporta una enfermedad de este tipo habrá progresado de la manera usual. Me sentiré todavía más desligado del mundo de los demás, más alejado de toda clase de instinto social o de trabajo, seré más tierno, más sensible y más maniático. Pero, al fin y a al cabo, no seré nada diferente al Màrius de hoy, porque ya hoy llevo en germen -de una manera no del todo inconsciente-, el Màrius de mañana.
"Reflexiones sobre el hecho de escribir" (6/X/1937)

En general, leo muy poco. Hace días que arrastro las obras completas (un volumen) de San Juan de la Cruz, y todavía no he leído ni el prólogo. No leo a diario y escucho la radio muy de cuando en cuando. Veo pasar delante de mis ojos y de mi olfato esta primavera que todo el mundo decía que había de ser tan decisiva y que se está acabando sin que nada se aclare.... De vez en cuando siento alguna voz que murmura.
"Carta a la familia Torres" (1/VI/1942)

Y si no hay nada de nuevo, creo que no volveré a escribir. Un abrazo de Màrius.
"Carta a Mercè Figueras" (1/XII/1942)


(Màrius Torres, Les coses tal com son. Apunts per a un retrat intelectual, Acontravent, Barcelona, 2011. Edición a cargo de Jordi Juliá y Pere Ballart. Traducción: J.O.)

Comentarios

  1. Llop Udolant i Sons Folls14/3/11 16:50

    Encara fa mal de llegir . Dolç i punyent.

    ResponderEliminar
  2. Certr: dolç i punyent; i també dur i tendre alhora. Així és Màrius Torres.

    ResponderEliminar
  3. encanta aixo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).