Ir al contenido principal

Museo Hartkopff


Debo a mi hijo el conocimiento de un raro y curioso folleto, el Catálogo del Museo Hartkopff de París y Stokolmo. Dicho museo, con sede permanente en el parisiense Pasaje de la Ópera, contenía unos dos mil objetos de arte y naturales, una selección de los cuales recorrió a modo de exposición ambulante varias capitales europeas. En 1875 visitó Madrid y Barcelona, con cuyo motivo salió el referido catálogo.
La "gran colección geológica, etnológica y anatómica" desplegada a los ojos de los visitantes ofrecía una gran variedad de artefactos y especímenes naturales. He aquí unos cuantos, tal como vienen enunciados:
-Animales antidiluvianos (sic) petrificados.
-Mujer bouchmana (África meridional) trepando una subida peñascosa y llevando los productos de su caza: un enorme ratón africano llamado dipo, un loro y una gaviota del cabo de Buena Esperanza.
-Cabeza de momia de un indio amarillo pintado de azul. (América central.)
-Mano de gigante. Molde del natural tomado de un tambor mayor ruso que vivía bajo el reinado del emperador Nicolás. Tenía cerca de tres metros de alto. (Raza eslava.)
-Cabeza de patagón, disecada de un lado.
-Gota de esperma de un hombre presentada 800 veces mayor que el tamaño natural.
-Niño nacido en París, al que faltan el cerebro y el cuello, de manera que se asemeja a una rana.
-Figura que manifiesta las perniciosas consecuencias del uso del corsé.
-Criolla de rodillas y disecada de modo que sean visibles por detrás todas las partes del cuerpo.
-Pedazo de piel de hombre, curtida.
-Figura representando un bacinete (pelvis) dirigido demasiado atrás.
-Modelo de cera del rostro original de Robespierre, hecho por el profesor Schwarz, célebre frenólogo de Estocolmo.
-Parásitos. Ascárides vermicular; estrángulo gigante; gusano de ojo humano (Filaria lentis); triquina espiral; ácaro sarnoso...
-Cinturón de castidad. Preservativo contra la infidelidad de las damas.
-La gran sepia (octopedia) imitación. Notable monstruo marino, cuyos brazos están colocados en la cabeza alrededor de la boca; es una transición entre los reinos vegetal y animal.
-Gorilla. (Hombre de las selvas), o sea el mayor de los monos existentes (imitación en cera en la que han sido adheridos todos los pelos.)

Realmente fabuloso.

Comentarios

  1. Buenas noches,

    Estoy realizando un estudio sobre museos anatómicos y me ha sorprendido ver el catálogo que usted ha publicado. Tengo referencias de este museo durante su estancia en Barcelona, pero no del catálogo.

    ¿Podría darme usted algún dato sobre el archivo? El lugar donde lo encontró, si tiene una copia...

    Le estaría muy agradecido si me pudiera ayudar.

    Le dejo mi dirección de correo electrónico. Será más cómodo comunicarnos así que hacerlo en el blog.

    Muchas gracias y perdone por las molestias.

    Cordialmente,

    Enric H. March

    enric.h.march@gmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …