Ir al contenido principal

Museo Hartkopff


Debo a mi hijo el conocimiento de un raro y curioso folleto, el Catálogo del Museo Hartkopff de París y Stokolmo. Dicho museo, con sede permanente en el parisiense Pasaje de la Ópera, contenía unos dos mil objetos de arte y naturales, una selección de los cuales recorrió a modo de exposición ambulante varias capitales europeas. En 1875 visitó Madrid y Barcelona, con cuyo motivo salió el referido catálogo.
La "gran colección geológica, etnológica y anatómica" desplegada a los ojos de los visitantes ofrecía una gran variedad de artefactos y especímenes naturales. He aquí unos cuantos, tal como vienen enunciados:
-Animales antidiluvianos (sic) petrificados.
-Mujer bouchmana (África meridional) trepando una subida peñascosa y llevando los productos de su caza: un enorme ratón africano llamado dipo, un loro y una gaviota del cabo de Buena Esperanza.
-Cabeza de momia de un indio amarillo pintado de azul. (América central.)
-Mano de gigante. Molde del natural tomado de un tambor mayor ruso que vivía bajo el reinado del emperador Nicolás. Tenía cerca de tres metros de alto. (Raza eslava.)
-Cabeza de patagón, disecada de un lado.
-Gota de esperma de un hombre presentada 800 veces mayor que el tamaño natural.
-Niño nacido en París, al que faltan el cerebro y el cuello, de manera que se asemeja a una rana.
-Figura que manifiesta las perniciosas consecuencias del uso del corsé.
-Criolla de rodillas y disecada de modo que sean visibles por detrás todas las partes del cuerpo.
-Pedazo de piel de hombre, curtida.
-Figura representando un bacinete (pelvis) dirigido demasiado atrás.
-Modelo de cera del rostro original de Robespierre, hecho por el profesor Schwarz, célebre frenólogo de Estocolmo.
-Parásitos. Ascárides vermicular; estrángulo gigante; gusano de ojo humano (Filaria lentis); triquina espiral; ácaro sarnoso...
-Cinturón de castidad. Preservativo contra la infidelidad de las damas.
-La gran sepia (octopedia) imitación. Notable monstruo marino, cuyos brazos están colocados en la cabeza alrededor de la boca; es una transición entre los reinos vegetal y animal.
-Gorilla. (Hombre de las selvas), o sea el mayor de los monos existentes (imitación en cera en la que han sido adheridos todos los pelos.)

Realmente fabuloso.

Comentarios

  1. Buenas noches,

    Estoy realizando un estudio sobre museos anatómicos y me ha sorprendido ver el catálogo que usted ha publicado. Tengo referencias de este museo durante su estancia en Barcelona, pero no del catálogo.

    ¿Podría darme usted algún dato sobre el archivo? El lugar donde lo encontró, si tiene una copia...

    Le estaría muy agradecido si me pudiera ayudar.

    Le dejo mi dirección de correo electrónico. Será más cómodo comunicarnos así que hacerlo en el blog.

    Muchas gracias y perdone por las molestias.

    Cordialmente,

    Enric H. March

    enric.h.march@gmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).