Ir al contenido principal

Detectives y geología (I)

R. Austin Freeman (1862-1943)

Cuando en Estudio en escarlata (1887), de Arthur Conan Doyle, el Dr. Watson repasa las habilidades de su amigo Sherlock Holmes, al referirse a sus conocimientos en geología dice: "Prácticos, pero limitados". En consecuencia, de toda la serie de aventuras del famoso detective de Baker Street muy pocas contienen alusiones geológicas. Tampoco es de extrañar teniendo en cuenta que los métodos científicos de investigación se hallaban entonces poco desarrollados. Es a partir sobre todo de la labor del profesor de criminología austríaco Hans Gross (1847-1915), que empiezan a aplicarse las técnicas instrumentales de análisis a la resolución de casos criminales. Gross había dicho: "La suciedad en los zapatos a menudo nos dice más acerca de dónde ha estado últimamente el poseedor de los zapatos que fatigosas averiguaciones." Seguidor de esta premisa es otro famoso sabueso de ficción, el Dr. John Evelyn Thorndyke, el detective científico creado por R. Austin Freeman.
Al igual de Holmes, Thorndyke tiene un amigo y confidente, Jervis, pero a diferencia de aquel cuenta con la colaboración de un hábil técnico, Polton, que lleva siempre consigo un maletín con un pequeño equipo instrumental para ensayos in situ. El Dr. Thorndyke aprovecha sus profundos conocimientos en materia de geología y paleontología para resolver crímenes; y lo hace siguiendo el "principio de intercambio", enunciado por Edmond Locard (1877-1966), jefe del Laboratorio Técnico de la Policía de Lyon, de la siguiente manera: "Siempre que dos objetos entran en contacto se produce una transferencia de materia." Por ejemplo, en The Shadow of the Wolf (1925), las partículas de roca usadas por un gusano terebélido para construir su tubo son analizadas por Thorndyke, identificando en su composición granos de una roca llamada fonolita, lo que le permite inferir que el cadáver proviene del farallón de Wolf Rock, frente a la costa de Cornualles.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…