Ir al contenido principal

Denton Welch

Autorretrato de Denton Welch
(National Portrait Gallery, Londres)

En 1942 Cyril Connolly publicó en la revista Horizon, de la que era director, un relato acerca de una visita al pintor Walter Sickert cuyo autor era un joven al que no conocía. El joven en cuestión se llamaba Denton Welch y aquel artículo supuso su irrupción como escritor en la escena literaria inglesa. Dos años más tarde Connolly volvió a publicarle otro relato titulado "When I Was Thirteen", que Welch había sido incapaz de colocar en otras revistas. El relato terminaba con el hermano mayor del protagonista recriminándole el haber pasado la noche con un amigo de la escuela: "Bastard, Devil, Harlot, Sod". Hubo algunas quejas, pero la mayoría de comentarios fueron favorables.
La carrera de Denton Welch fue como un meteorito: brillante, pero fugaz. Nacido en Shangai en 1915, hijo de un hombre de negocios, su temperamento artístico se encaminó primeramente hacia la pintura. Sin embargo, un accidente de bicicleta en 1935 vino a frustrar gran parte de sus expectativas. Welch quedó inválido, sin bien continuó escribiendo y pintando hasta su temprana muerte en 1948.
Además de un par de libros autobiográficos y de un volumen de relatos póstumo, la obra más conococida y representativa de Welch es la novela En la juventud está el placer (1944), recientemente editada por Alpha Decay. Como en el resto de su obra, en la novela se percibe una minuciosa capacidad de observación, un lenguaje preciso y una insólita recreación de imágenes.
Como dice Ricardo Menéndez Salmón en la reseña de la novela (La Nueva España, 17/02/2011), "Las imaginaciones fértiles y desbordadas constituyen un magnífico material literario. Sobre todo si se encarnan en adolescentes tempranos, muchachos que ya no son niños pero que todavía no son hombres, aunque atesoran lo más inquietante de ambos mundos: el asombro infinito de la infancia y las derrotas necesarias de la madurez."

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902). En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells. La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de za

Viaje sin salir de casa

Xavier de Maistre (1763-1852) He emprendido y ejecutado un viaje de cuarenta y dos días alrededor de mi habitación. Las interesantes observaciones que he hecho, y el placer continuo que he experimentado a lo largo del camino, me impulsaban a hacerlo público; la certeza de ser útil me ha decidido a ello. Mi corazón experimenta una satisfacción inefable cuando pienso en el número infinito de malhadados a los que ofrezco un recurso asegurado contra el aburrimiento y un alivio a los males que soportan. El placer que uno siente viajando por su habitación está libre de la envidia inquieta de los hombres; es independiente de la fortuna. ¿Existe, en efecto, un ser lo bastante desgraciado, lo bastante abandonado para no poseer un cuartucho donde retirarse y esconderse de todo el mundo? He aquí todos los aprestos del viaje. (Xavier de Maistre, Viaje alrededor de mi habitación . Editorial Funambulista, 2007. Traducción de Puerto Anadón).