Ir al contenido principal

Denton Welch

Autorretrato de Denton Welch
(National Portrait Gallery, Londres)

En 1942 Cyril Connolly publicó en la revista Horizon, de la que era director, un relato acerca de una visita al pintor Walter Sickert cuyo autor era un joven al que no conocía. El joven en cuestión se llamaba Denton Welch y aquel artículo supuso su irrupción como escritor en la escena literaria inglesa. Dos años más tarde Connolly volvió a publicarle otro relato titulado "When I Was Thirteen", que Welch había sido incapaz de colocar en otras revistas. El relato terminaba con el hermano mayor del protagonista recriminándole el haber pasado la noche con un amigo de la escuela: "Bastard, Devil, Harlot, Sod". Hubo algunas quejas, pero la mayoría de comentarios fueron favorables.
La carrera de Denton Welch fue como un meteorito: brillante, pero fugaz. Nacido en Shangai en 1915, hijo de un hombre de negocios, su temperamento artístico se encaminó primeramente hacia la pintura. Sin embargo, un accidente de bicicleta en 1935 vino a frustrar gran parte de sus expectativas. Welch quedó inválido, sin bien continuó escribiendo y pintando hasta su temprana muerte en 1948.
Además de un par de libros autobiográficos y de un volumen de relatos póstumo, la obra más conococida y representativa de Welch es la novela En la juventud está el placer (1944), recientemente editada por Alpha Decay. Como en el resto de su obra, en la novela se percibe una minuciosa capacidad de observación, un lenguaje preciso y una insólita recreación de imágenes.
Como dice Ricardo Menéndez Salmón en la reseña de la novela (La Nueva España, 17/02/2011), "Las imaginaciones fértiles y desbordadas constituyen un magnífico material literario. Sobre todo si se encarnan en adolescentes tempranos, muchachos que ya no son niños pero que todavía no son hombres, aunque atesoran lo más inquietante de ambos mundos: el asombro infinito de la infancia y las derrotas necesarias de la madurez."

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.