Ir al contenido principal

Un poema de Peake

Mervyn Peake (1911-1968)


DE REPENTE, PASEANDO POR LA CARRETERA ABIERTA

De repente, paseando por la carretera abierta sentí miedo.
Vi las estrellas y el mundo bajo mis pies
Se convirtió en un planeta, y yo ya no estaba
En Wiltshire. Yo estaba de pie
Sobre la superficie, al borde de un planeta
Que giraba alrededor del sol.
Estaba en peligro.
A pesar del consuelo de los olmos, la banal
Normalidad de las casas con sus garajes, la aparente
Inmutabilidad de los campos arados a mi derecha...
Todo estaba en peligro.
Una canica girando en el universo
Llevaba en su vertiginosa corteza, hombres, casas, árboles
Dando vueltas a través de cavernosos eones, y yo tenía miedo.

("Suddenly, Walking along the Open Road", Selected Poems, 1972, de Mervyn Peake. Traducción de J. O.)

Comentarios

  1. Todo está en peligro de manera permanente, pero sólo algunos pocos lo saben; el poeta que ha capturado en un instante nuestra ubicación en el Cosmos y quizás algunos visionarios, el resto viajamos por esa infinita y abierta carretera como granos de arena arrastrados por el viento, con una alegría ignorante, como si la cosa no fuera con nosotros.
    No conocía al poeta, gracias por presentarlo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad: somos insignificantes en la inmensidad del Cosmos. Lo significante, sin embargo, es asumirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).