Ir al contenido principal

Un poema de Peake

Mervyn Peake (1911-1968)


DE REPENTE, PASEANDO POR LA CARRETERA ABIERTA

De repente, paseando por la carretera abierta sentí miedo.
Vi las estrellas y el mundo bajo mis pies
Se convirtió en un planeta, y yo ya no estaba
En Wiltshire. Yo estaba de pie
Sobre la superficie, al borde de un planeta
Que giraba alrededor del sol.
Estaba en peligro.
A pesar del consuelo de los olmos, la banal
Normalidad de las casas con sus garajes, la aparente
Inmutabilidad de los campos arados a mi derecha...
Todo estaba en peligro.
Una canica girando en el universo
Llevaba en su vertiginosa corteza, hombres, casas, árboles
Dando vueltas a través de cavernosos eones, y yo tenía miedo.

("Suddenly, Walking along the Open Road", Selected Poems, 1972, de Mervyn Peake. Traducción de J. O.)

Comentarios

  1. Todo está en peligro de manera permanente, pero sólo algunos pocos lo saben; el poeta que ha capturado en un instante nuestra ubicación en el Cosmos y quizás algunos visionarios, el resto viajamos por esa infinita y abierta carretera como granos de arena arrastrados por el viento, con una alegría ignorante, como si la cosa no fuera con nosotros.
    No conocía al poeta, gracias por presentarlo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad: somos insignificantes en la inmensidad del Cosmos. Lo significante, sin embargo, es asumirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…