Ir al contenido principal

Traductor, traidor


En el último número de Cuadernos dieciochistas (Vol. 10, 2009) viene un interesante artículo de Fernando Durán López sobre Blanco White y Walter Scott. A principios de 1823 aparecieron en la revista Variedades, promovida por el editor Rudolph Ackerman, varios fragmentos de Ivanhoe (1820) de Walter Scott, traducidos al castellano por Blanco White. Durán analiza la versión de Blanco y la compara con la realizada por José Joaquín de Mora para la edición londinense de la novela entera (1825).
Señala el autor del artículo que la traducción de Blanco White y la de Mora son notablemente distintas. La del primero es fiel al sentido original inglés, pero poco literal, y tiende a abreviar, eliminando detalles y hasta trozos enteros. Por el contrario, la de Mora no elimina ni resume, más bien propende a la amplificación, enfatizando o reiterando conceptos que Scott expresa de manera simple y directa. Así, por ejemplo, donde Scott escribe: "The scene was singularly romantic", Blanco White pone: "El sitio era pintoresco en extremo", y Mora: "La escena que este concurso presentaba era realmente extraña y curiosa". Aparte del mayor o menor acierto, lo que más me llama la atención es que ninguno de los dos traductores emplea el término "romántico" por "romantic".
En algún momento Blanco White altera conscientemente el texto de Scott. Por ejemplo, cuando el novelista escocés dice que las emociones de un personaje se veían en su cara "like the shadow of clouds drifting over a harvest-field". Blanco se deja llevar por un arrebato poético y endilga: "con la rapidez que las sombras de las quebradas nubes, cuando las derrumba el viento al través de las eras en el verano". Y no contento añade la siguiente nota: "Esta bellísima imagen, a que la traducción no hace ningún favor, pierde, por su necesidad, su viveza y verdad, para los que no han visto los varios aspectos de la naturaleza en Inglaterra."

Comentarios

  1. Ja ja ja! Qué imaginación. Pero si yo te contara las cosas que veo por ahí cuando estoy traduciendo y se me ocurre cotejar con otras versiones... Un día escribiré algo sobre ello y será divertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico Blanco White, dando explicaciones como parte de la apropiada obra.
    Lo que llevo años preguntándome es quién fue el primero en proporcionarnos el término "paparruchas" como complemento imprescindible del Scrooge de Dickens, aunque parezca una tontería.

    ResponderEliminar
  3. José Luis: Esperaré el libro de tu experiencia como traductor. Promete, por lo que me has contado en alguna ocasión.
    Antonio: No sé quién se sacó de la manga la palabra "paparruchas", pero es claro que acertó. Desde entonces si no hay "paparruchas" parece que no haya Scrooge.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…