Ir al contenido principal

Traductor, traidor


En el último número de Cuadernos dieciochistas (Vol. 10, 2009) viene un interesante artículo de Fernando Durán López sobre Blanco White y Walter Scott. A principios de 1823 aparecieron en la revista Variedades, promovida por el editor Rudolph Ackerman, varios fragmentos de Ivanhoe (1820) de Walter Scott, traducidos al castellano por Blanco White. Durán analiza la versión de Blanco y la compara con la realizada por José Joaquín de Mora para la edición londinense de la novela entera (1825).
Señala el autor del artículo que la traducción de Blanco White y la de Mora son notablemente distintas. La del primero es fiel al sentido original inglés, pero poco literal, y tiende a abreviar, eliminando detalles y hasta trozos enteros. Por el contrario, la de Mora no elimina ni resume, más bien propende a la amplificación, enfatizando o reiterando conceptos que Scott expresa de manera simple y directa. Así, por ejemplo, donde Scott escribe: "The scene was singularly romantic", Blanco White pone: "El sitio era pintoresco en extremo", y Mora: "La escena que este concurso presentaba era realmente extraña y curiosa". Aparte del mayor o menor acierto, lo que más me llama la atención es que ninguno de los dos traductores emplea el término "romántico" por "romantic".
En algún momento Blanco White altera conscientemente el texto de Scott. Por ejemplo, cuando el novelista escocés dice que las emociones de un personaje se veían en su cara "like the shadow of clouds drifting over a harvest-field". Blanco se deja llevar por un arrebato poético y endilga: "con la rapidez que las sombras de las quebradas nubes, cuando las derrumba el viento al través de las eras en el verano". Y no contento añade la siguiente nota: "Esta bellísima imagen, a que la traducción no hace ningún favor, pierde, por su necesidad, su viveza y verdad, para los que no han visto los varios aspectos de la naturaleza en Inglaterra."

Comentarios

  1. Ja ja ja! Qué imaginación. Pero si yo te contara las cosas que veo por ahí cuando estoy traduciendo y se me ocurre cotejar con otras versiones... Un día escribiré algo sobre ello y será divertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico Blanco White, dando explicaciones como parte de la apropiada obra.
    Lo que llevo años preguntándome es quién fue el primero en proporcionarnos el término "paparruchas" como complemento imprescindible del Scrooge de Dickens, aunque parezca una tontería.

    ResponderEliminar
  3. José Luis: Esperaré el libro de tu experiencia como traductor. Promete, por lo que me has contado en alguna ocasión.
    Antonio: No sé quién se sacó de la manga la palabra "paparruchas", pero es claro que acertó. Desde entonces si no hay "paparruchas" parece que no haya Scrooge.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).